Mejores parejas de director y actor en el cine

Presentamos una lista de las parejas que han marcado la historia del cine al convertirse en duplas creativas que han realizado películas inolvidables.

Las mejores duplas del cine: wes anderson y bill murray

Wes Anderson –  Bill Murray

El mejor ejemplo:

La vida acuática de Steve Zissou

-Publicidad-

Pero también trabajaron en:

Rushmore, The Royal Tenenbaums, Moonrise Kingdom

Una dupla que cumple con los cánones de una colaboración artística por antonomasia: su trabajo ha derivado en elevar su potencial artístico y de legado fílmico. Durante los últimos 20 años, Murray y Wes Anderson, quienes se conocieron por primera vez durante la filmación de Rushmore (Murray redujo su salario al mínimo) y  se han complementado: automáticamente y han colaborado a labrar sus leyendas.

Murray se transformó en un ícono indie post-Anderson (Lost in Translation o Broken Flowers) y el director encontró una figura paterna carente en sus obras: Steve Zissou y Moonlight Kingdom. De las parejas favoritas y más queridas de los últimos 25 años.

 

Te puede interesar:  Polanski y los departamentos malditos

 

Sergio Leone – Clint Eastwood

El mejor ejemplo:

El bueno, el malo y el feo

Pero también trabajaron en:

Por un puñado de dólares, Por unos dólares más

 

Instauraron juntos el Spaghetti Western. Además, Leone colocó en la elite de la industria a Eastwood, quien antes de su primera participación juntos, era una actor que parecía inclinarse directo al fracaso y al olvido.

La relevancia de esta pareja va más allá de esta trilogía. Eastwood aprendió las técnicas básicas de su oficios de la artesanía de Leone, y que ahora, varias décadas después lo ha posicionado a Clint como uno de los directores más importantes, de la historia.

 

Te puede interesar:  ¿Woody Allen dónde ha filmado en el mundo?

 

Danny Boyle – Ewan McGregor

El mejor ejemplo:

Trainspotting

Pero también trabajaron en:

Shallow Grave, A life less ordinary

Una de las parejas que arrasó con el cine británico a inicios de los 90. Boyle y McGregor eran el britpop convertido en cine y tuvimos la fortuna de presenciar cómo nacieron dentro de proyectos independientes y se volvieron estrellas: comenzaron su carrera con un thriller al mejor estilo de Edgar Allan Poe y tocó un punto cenital cuando decidieron inmortalizar un discurso sobre elegir una vida, un trabajo y una lavadora en Trainspotting. 

Sin embargo su amistad fue eliminada por una rencilla entre ambos después que el director decidiera castear a Leonardo DiCaprio en lugar de McGregor en La isla y cortaron cualquier tipo de comunicación durante casi una década hasta que se reconciliaron después de un emotivo discurso que lanzó el actor durante una ceremonia de premiación en honor a Boyle.

Tim Burton – Johnny Depp

El mejor ejemplo:

Edward Scissorhands

Pero también trabajaron en:

Ed Wood, Sleepy Hollow, Charlie y la fábrica, Sweeney Todd, Alicia en el País de las Maravilla.

 

Fueron de las parejas más representativas de una generación. 

El estilo visual de  Burton sólo pudo ser concebido bajo los ojos de Johnny Depp, su maquillaje blanco y su rostro camaleónico. Depp fue la musa que compaginó la imaginación de Burton en personajes inolvidables desde la primera vez que trabajaron juntos en Edward Scissorhands y el director quedó cautivado por el profesionalismo de un chico que vestido de cuero negro, no emitía una sola palabra aunque el calor de casi 35º de Florida, acechaba a toda la producción.

Juntos acapararon diversos géneros comedia (Ed Wood), musicales (Sweeney Todd), thriller (Sleepy Hollow), drama (Joven manos de tijera) animación (El cadáver de la novia), infantil (Willy Wonka) y hasta en un bodrio como Dark Shadows.

 

Te puede interesar:  Casablanca: los secretos de la mejor película de la historia

 

John Ford – John Wayne

El mejor ejemplo:

La diligencia

Pero también trabajaron en:

The Quiet Man, The Searchers, The Man Who Shot Liberty Valance

 

Son los responsables de popularizar y sentar las bases y arquetipo del western. Los dos erigieron el mito americano moderno, aquel que era la muestra más ancestral de hombría: el hombre que defiende con la muerte a su familia y a su patria. 

Ford ya era un director reconocido en Hollywood cuando conoció a un estudiante de la Universidad del Sur de California que trabajaba en la Fox como un becario de producción y lo convenció ingresar al mundo del cine. Poco a poco, el joven actor, ahora llamado John Wayne, protagonizó cintas mediocres de otros directores, hasta que Ford encontró el papel perfecto para su protegido: protagonista de The Stagecoach.

Esa fue la primera participación en más de una decena de películas que lo largo de más de tres décadas, fueron el pilar de un género y de un país sumergido en un pesimismo post Segunda Guerra Mundial.

 

Martin Scorsese – Robert De Niro

El mejor ejemplo:

Taxi Driver

Pero también trabajaron en:

Mean Streets, Raging Bull,Goodfellas, New York New York, The King of comedy, Cabo de miedo, Casino

De las  parejas más prolíficas e importantes en la historia del cine. 

Se conocieron a inicio de los 70 por un amigo en común: Brian de Palma, y desde aquel momento, cubiertos por denominadores comunes -neoyorquinos, de ascendencia italiana, de familia de artistas y de la misma edad- se convirtieron en amigos más allá del set: De Niro rescató a Scorsese de su adicción a la cocaína antes de la filmación de Toro salvaje.

Su trabajo fue artífice de las mejores películas de los últimos 50 años; su impulso ha sido una inspiración para crear historias sobre gangsters, boxeadores y remakes que han llevado al límite su propia creatividad.

 

Te puede interesar:  Martin Scorsese: Mejores 10 películas

 

 

Director y actor: hithccock y cary grant

Alfred Hitchcock – Cary Grant

El mejor ejemplo:

North by Northwest

Pero también trabajaron en:

Atrapar a un ladrón, Suspicion, Notorious

“Es el único actor que he amado toda mi vida”. Con esta frase Hitchcock se refería a Cary Grant, el actor que durante 20 años y cuatro películas, cambió la forma en que uno de los directores más importantes de la historia, redefinió su trabajo con actores detrás de cámaras.

Hitch era famoso por sus protagonistas rubias y por su relación con Jimmy Stewart, sin embargo encontró en Grant un alter ego perfecto para sobrellevar la carga de sus películas gracias al encanto y vulnerabilidad romántica de su leading man. Gracias a estos elementos Hitchcock pudo confiar para darle vida a sus creaciones más emblemáticas. La elegancia del actor, fue uno de los puntos más importantes para que el suspenso del director inglés, se convirtiera en un punto sinodal en su carrera.

 

Te puede interesar:  Los mejores personajes de Tarantino