EL CLUB: Made In México meets El Señor de los Cielos

La nueva serie de Netflix, El Club, no es sino una mezcla de los narcos de El Señor de los Cielos con los niños bien de Made in México

el-club

De pronto apareció en la publicidad de estrenos de mi pantalla de Netflix el anuncio de una serie mexicana nueva. El Club. El tráiler ofrecía algo que podría ser interesante, así que le di play.

DE QUÉ VA

La historia arranca planteando la infalibilidad de los millennials, con los estereotipos clásicos para definir a mi generación. Después nos presenta a los personajes principales. Dos amigos, Pablo (Alejandro Speitzer) y Matías (Jorge Caballero), que están por lanzar una app de citas llamada Meet, exclusiva para clientes de un alto perfil socioeconómico.

Sofía (Minnie West) es una mercadóloga amiga de Pablo y Matías. Los tres son integrantes de la clase más privilegiada de México, pero como son millennials, no tienen la vida resuelta; por el contrario, viven aún con sus padres, su trabajo no les da para mantener el tren de vida al que están acostumbrados y lidian con la presión de sus familias para dar rumbo a sus vidas y alcanzar el éxito que sus apellidos deben garantizarles.

Para esta generación no es fácil eludir el fracaso, especialmente cuando le apuestas todo, tiempo, inteligencia, corazón y un chingo de lana a un proyecto tan inasible y poco rentable como una app. Naturalmente el proyecto naufraga estrepitosamente antes de zarpar.

-Publicidad-

Entonces entra en escena Jonás (Axel Arenas), sobrino de María (Arcelia Ramírez), DJ por la noches y dealer de tiempo completo. Jonás le regala a Matías una dosis de MDMA (éxtasis) para tranquilizarlo después del fiasco de su aplicación. A partir de ese momento Pablo, Matías, Sofía, María y Jonás iniciarán un productivo negocio de venta al menudeo de MDMA entre su círculo social, usando la App como fachada.

OTRA TELENOVELA DE NARCOS

Con un tono que coquetea con la comedia, El Club presenta una historia plagada de huecos que insiste en perpetuar el modelo tan gustado en México de hacer telenovelas narcas. Con personajes que tienen débiles motivaciones, caminan por la estructura del melodrama que por tantos años fortaleció la producción telenovelera nacional.

Como el tono es más ligero que aquellas con pretenciones de telenovelas serias, El Club nos ofrece la historia de estos narcomenudistas fifís como si todo sucediera en un mundo sin causas ni consecuencias. Desde luego, hay narcos que van a reaccionar al saber que nuestros protagonistas están en el mercado y son su competencia, pero nunca plantean el punto de vista de sus propios proveedores ¿De dónde sacan la droga? ¿Con quién trabaja Jonás?

Te puede interesar:  Las cinco mejores series que puedes ver hoy en streaming

LA ESTRATEGIA DE LA GRAN N

La más reciente producción de Argos trata de presentar la vida de un grupo de jóvenes rebeldes de clase alta en 25 capítulos de media hora cada uno, con una producción al estilo serie, pero contenido propio de telenovela.

El club logra cumplir con los estándares del mercado mexicano para ser una telenovela exitosa: protagonistas bellos, sensacionalismo, alguna dosis de suspenso sin hacer sentir nunca en verdadero riesgo a nuestros antihéroes, inclinación hacia el melodrama con banalización de un fenómeno complejo y un camino obvio que lleva a demostrar que el crimen no paga, por que claro, toda telenovela siempre debe tener una moraleja.

Sin duda al ávido consumidor de los señores de los cielos, reinas del sur y demás productos derivados, El Club, les parecerá una serie disfrutable. Breve y bien construida, pero a decir verdad, es un ejemplo de cómo nos ve Netflix.

AHORA SI, YA SE FUE TODO A LA V…

El tío N tiene una estrategia sólida para mantenerse como líder en el mercado. Ante la proliferación de plataformas de streaming que poco a poco van retirándole derechos de uso de sus productos más exitosos, cada compañía se está armando con sus propias producciones originales.

HBO-Warner y Disney-Fox tienen en ese rango una ventaja de décadas, Apple está comenzando con fuerza, pero Netflix, sabiendo que eso se acercaba ha sido muy prolífico en sus producciones originales en los últimos años.

No deja nada a la casualidad. Produce para cada mercado, lo que a su público le gusta consumir. Lo tiene bien medido y su trabajo está calculado. Al mismo tiempo que está desarrollando piezas capaces de competir en los más prestigiados circuitos cinematográfico y se esfuerza por tener en su contenido original películas ganadoras de algún Oscar, que garanticen la lealtad de los cinéfilos; desarrolla productos para el público masivo.

El Club es el tipo de programas que le han resultado exitosos, los que más se consumen en nuestro país y por nuestros paisanos en Estados Unidos. Ni modo, ante esa realidad, tal y como cierra, el club, la nueva telenovela de Netflix: Ahora sí, ya se fue todo, todo, todo a la v…