Las cinco mejores series que puedes ver hoy en streaming

En su entrega semanal, Lulú Petite resuelve dos incógnitas que inquietan a sus fans: ¿por qué escribe en Filmsteria y cuáles son las mejores series hoy día.

las_mejores_series

Antes de hablar sobre las mejores series, quiero responder una duda: algunas personas me han preguntado ¿Por qué escribes en Filmsteria? A decir verdad, no sé. Agradezco enormemente la invitación, pero además de que disfruto mucho el cine y la televisión, lo mío es puro conocimiento empírico. No sé un carajo de movimientos de cámara, encuadres, estilos, géneros ni todas esas cosas que distinguen a una o un profesional de la crítica. Para mí hay tres tipos de películas: Las que me gustan, las que me aburren y las que ni me van ni me vienen, así que, tomando mis antecedentes con pura escritura erótica, rayando en las tres equis, la invitación me pareció que sería la primera crítica de cine porno. Porno yo, desde luego, no el cine.

El caso es que decidí aceptar porque, como dije, adoro el cine, la televisión y las series. No soy cinéfila, más bien me considero cinera y seriéfila. Me encanta y, tratando de entender lo que veo, generalmente me informo. Leo críticas y libros, escucho podcast y, desde luego, veo más cine y más series. Eso me ha ayudado a tratar de escribir opiniones, no críticas (así que no seré la crítica de cine porno), de lo que me gusta y lo que no. Algo más mundano, con menos recursos académicos, pero con mucho amor al maravilloso arte de contar historias en pantallas, chicas o monumentales.

Televisión, mon amour

Pero decía que amo la televisión, y habiendo tanto que ver, trato de buscar lo mejor. Lo que más vale la pena poner para echarte un buen maratón sin quitarme la pijama y el edredón. Así que hoy, después de todo este choro introductorio, te voy a sugerir las que, desde mi punto de vista, son las mejores series que puedes ver en plataformas streaming. Diría que es un top cinco, pero como con mis antecedentes, el top tendría que ser topless y ese se cobra aparte, pues nomás te dejo las recomendaciones.

5. Los Simpsons. (Plataforma streaming: Fox play)

Existe una generación, la “equis”, que no sólo creció con la familia Simpson, sino que se interiorizó tanto en sus vidas que se apropiaron de los diálogos y los convirtieron en mantras. Aún hoy, la mayoría de ellos a principios de sus cuarentas o arañando los cincuenta, siguen comunicándose en un idioma propio: “Creo que estoy ciego”, “A la grande le puse Cuca”, “Soy intelectual, muy inteligente”, “No-vi-ves-den-sa-la-da”. Me consta. Se comunican en esa lengua y, después de una risotada, saben que algo los une. Son camaradas, se entienden. Hay amistades entrañables que comenzaron con una frase de los Simpson. Tengo muchos amigos y clientes de esa generación, por ellos llegué a la serie y, aunque sólo los primeros diez años son memorables, un programa de televisión (sin Chabelo) que dure tantos años y que ha influido tan profundamente en la vida y humor de tanta gente, no puede menos que ser uno de los mejores de la historia (Ya de sus predicciones ni digo).

-Publicidad-

4. The Wire. (Plataforma streaming: HBO Go)

No es una serie policiaca. Lo parece, tiene el formato y a los personajes. Criminales, policías, fiscales, jueces. Los buenos y los malos. Parece una réplica más de “La ley y el orden”. Habría estado bien, ha sido exitosa y, bien llevada, son programas entretenidos, sin embargo no es una serie policiaca. La serie es sobre una ciudad: Baltimore, en el estado de Maryland. Con el pretexto de investigaciones criminales, la serie nos presenta las venas abiertas de una ciudad donde el poder es corrupto, la política una fachada, las arterias del sistema de procuración de justicia tapadas por el colesterol de la burocracia y abajo, en las calles, la telaraña de las células criminales, una tela donde es difícil distinguir quién es la araña y quién la mosca. Es una serie basada en investigaciones reales y, por lo tanto, es densa, cruda y no garantiza finales felices. Cada temporada toma como pretexto para desnudar a la ciudad la investigación de un caso: el narcotráfico, la corrupción política, los medios de comunicación, los trapos sucios del sector educativo.

Te puede interesar:  Crítica: El Juego de las Llaves, Amazon busca cerrajero

3. Mad Men. (Plataforma streaming: Netflix)

¿Qué podemos esperar de una serie sobre ejecutivos de publicidad en Nueva York durante los años 60 del siglo pasado? Hasta entonces, en televisión, los sesenta eran pretexto para la nostalgia idílica. Cuando comienzas a ver Mad Men puede parecer que para allá va, pero de inmediato demuestra lo contrario. Eres, desde los ojos de Don Draper, testigo de la dolorosa adolescencia de una nación (y con ella del mundo occidental), que en el auge de la guerra fría, la segregación racial, las buenas costumbres, la simulación y el statu quo, va abriéndose a una era distinta. Es uno de las grandes transformaciones generacionales, presentadas tomando como pretexto la historia de un hombre, su familia, sus relaciones, su oficina y su trabajo creativo. Presenta las relaciones en cada ámbito con tanta naturalidad que es imposible no sentirse familiarizado y acompañar a Draper durante su travesía desde el ejecutivo de traje impecable al creativo haciendo yoga que, al final, abre los ojos con una sonrisa, sugiriendo que imaginó la fórmula mágica de la publicidad (y una de las melodías más conocidas del mundo). Mad Men, una serie que no puede envejecer.

2. Breaking Bad. (Plataforma streaming: Netflix)

A un maestro de química le diagnostican cáncer en etapa terminal. Tiene una familia que depende de él y no tiene en que caerse muerto. ¿Qué le va a dejar a sus hijos? La solución que el profesor Walter White encuentra da pie a una de las mejores series de la historia. Se junta con un exalumno problemático y comienzan a fabricar metanfetaminas. Con un ritmo implacable y cliffhangers en prácticamente todos los capítulos, te va llevando por la odisea de este par para convertirse de nadie a los principales distribuidores de meta en Estados Unidos y Europa. En el camino va dejando, además de una estela de muertes, algunas de las secuencias más memorables en la historia de la televisión. La caída del avión, la reunión de Gustavo Fring y Héctor Salamanca, “No estoy rechazando el dinero, te estoy rechazando a ti” o aquel «Yo no estoy en peligro, yo soy el peligro». Nadie debe perderse Breaking Bad, pero por si eso fuera poco, cuando la terminas (o antes si se te da la gana), el “BB Seriematic Universe” nos regala el que quizá sea el mejor spin off de la televisión: “Better call Saul”, también en Netflix. Una serie que, a veces, parece igualar o superar a la que le dio origen, y como dice el que vende cobertores del tigre en las ferias de pueblo: “Pero eso no es todo”. Tenemos la promesa de ver en octubre, también con el tío Netflix, “El camino”, una serie de Breaking Bad en la que, veremos a Jesse Pinkman después de Heisenberg. No podría ser mejor.

1. The Sopranos. (Plataforma streaming: HBO Go)

Una familia como cualquiera. Papá, mamá, hijo e hija. Desde luego están los abuelos, los tíos, primos, amigos de la familia. La vida cotidiana, las tareas domésticas, los conflictos familiares, el trabajo, los negocios. Claro, en el caso de esta familia como cualquiera, los negocios no son cualquier cosa. Tony Soprano es el líder del crimen organizado en New Jersey. Los Soprano son la serie que abrieron el camino a una nueva manera de contar historias en televisión. La forma en que presenta la cotidianidad de esa familia, en medio de los más turbios negocios, sin glorificar al mafioso, pero humanizándolo. Presentando su camino por un mundo de códigos rigurosos y decisiones sobre la vida y la muerte, en medio de un drama familiar. Al final, el fundido en negro más discutido en la historia de la televisión. Por si fuera poco, como en Breaking Bad y ya que estamos vendiendo cobertores, sabemos que en 2020 se estrenará “The Many Saints of Newark”, precuela de los Soprano, en la que veremos los pininos de Tony en el mundo criminal.

Te puede interesar:  Crítica: El Juego de las Llaves, Amazon busca cerrajero

Epílogo.

Cierro diciendo que éstas son, para mí, las mejores series que puedes ver en plataformas streaming. Son imperdibles. Si no has visto alguna, no pierdas más tiempo. Hasta hace unos meses, habría puesto en este ranking a Game of Thrones, pero después de sus dos últimas desastrosas temporadas, creo que no queda ni en el top diez. Cayó desde la séptima temporada, pero lo acepté hasta el último momento, pues recordando a nuestro lugar número cinco, la veía volar por los aires y yo seguía gritando: “Todavía sirve, todavía sirve”. Pero no.