Crítica: la cuarta temporada de The Crown

cuarta-temporada-de-The-Crown

Para muchos, la existencia de la monarquía es una idea que ya no tiene cabida en nuestro mundo. ¿Cómo explicar entonces el éxito de de la cuarta temporada de The Crown?. La serie insignia de Netflix sigue demostrado que la vida secreta de la monarquía es motivo de fascinación.

 

Mujeres de hierro

Si bien el eje principal de este show es la historia de Isabel II (Olivia Colman), la monarca más longeva del Reino Unido, en la cuarta temporada de The Crown el foco se traslada a dos mujeres que, desde sus respectivos peldaños de poder, moldearon a Inglaterra para bien o para mal: la princesa Diana y la primera ministra Margaret Thatcher.

Primero hablemos Diana. La elección de la actriz Emma Corrin para encarnar a Lady Di resulta un gran acierto pues logra capturar la inocencia y la vulnerabilidad, además de la decepción y el sufrimiento de una mujer que creyó que su vida sería un mundo de ensueño y que más tarde se tornaría en auténtica pesadilla.

-Publicidad-

 

Te puede interesar:  5 Documentales Musicales de Netflix que debes ver

Decisiones acertadas

Resultan acertado que Peter Morgan, creador de la serie, decidiera no incluir la boda de Diana y Carlos.  Se trata de imágenes muy reconocidas por el público y que a pesar del tiempo se mantienen en la memoria de las personas.

Otro acierto es el hecho de que no se haya omitido la bulimia que por mucho tiempo padeció Diana. Aunque se trata de un hecho conocido, ayuda a entender lo difícil que fue para ella el integrarse a la familia real y lo tormentoso que resultó su matrimonio con Carlos (estupendo Josh O’Connor) el heredero al trono.

 

La mujer tras la política

La otra figura central en la cuarta temporada de The Crown es Margaret Thatcher, la “dama de hierro”, quien pasó a la historia por ser uno de los personajes políticos más controvertidos de la época reciente.

La interpretación de Gillian Anderson está enfocada en el aspecto físico, por lo que sus gestos, movimientos e incluso su forma de hablar son lo más destacado. Esto no evita que se busque ofrecer una dimensión más humana que permita verla no sólo como una política extremadamente intransigente que suele menospreciar a otras mujeres, sino también como alguien incapaz de separar su vida profesional de su papel como esposa y madre de familia (como se demuestra cada vez que cocina y prepara la mesa para los integrantes de su gabinete).

No tan efectiva como la temporada anterior

Si bien la serie nunca se ha caracterizado por hacer una crítica demasiado profunda a la monarquía o a sus integrantes, los pasajes elegidos por Morgan permitían dimensionar (y en ocasiones cuestionar) la forma de actuar de la reina y sus allegados ante eventos trágicos o de importancia política.

No obstante, lo retratado en la cuarta temporada de The Crown carece de la efectividad de temporadas anteriores. Eventos como los atentados del Ejército Republicano Irlandés (IRA, por sus siglas en inglés) o la Guerra de las Malvinas no pasan de la mera anécdota.

Destaca el episodio dedicado a Michael Fagan (Tom Brooke), el hombre que irrumpió en el palacio de Buckingham y llegó hasta la habitación de la reina.  Una estampa histórica que sirve para ver (aunque sea por un momento) la desesperación en la que vivían miles de ingleses a causa de la crisis económica y de las medidas fiscales impuestas por Thatcher.

La característica imbatible de The Crown sigue siendo el trabajo actoral. Destaca en esta temporada, además de los ya antes mencionados, Tobias Menzies como el príncipe Felipe y Helena Bonham-Carter como la princesa Margarita, quienes se despiden para pasar la estafeta a Imelda Staunton, Jonathan Price, Lesley Menville, Dominic West y Elizabeth Debicki.

Rumbo a la quinta temporada

Será interesante la quinta temporada, pues explorará uno de los eventos más trágicos de la monarquía (y que ya ha sido tratado por el propio Peter Morgan en una obra previa), la muerte de Diana.

Al igual que la monarquía, la curiosidad (por no llamarle morbo) seguirá presente.


Acerca de Sarai Rosas Bautista 32 Articles
Soy Sarai Rosas Bautista, licenciada en Comunicación y Periodismo por la UNAM. Amo el cine, así que paso la mayor parte del tiempo aprendiendo sobre él. Disfruto viajar y ser una nerd.