Probamos Apple TV+ y esto fue lo que pasó

Lulú y Elsa probaron este fin de semana la nueva plataforma de contenido de Apple, el flamante Apple TV+. No van a creer lo que pasó.

Apple-TV-Plus

El 1 de noviembre Apple estrenó su plataforma de streaming. Apple TV+. Con un costo de 65 pesos mensuales, o gratuito para quienes compren un nuevo aparato de la marca. Elsa y yo nos echamos un clavado para ver qué ofrece la plataforma y, he de admitir, hasta el momento la experiencia ha sido desconcertante. Elsa les platicará de la parte técnica y yo del contenido.

¿Cómo ver Apple TV+?

Apple TV+ es el servicio más barato de streaming del mercado mexicano (y pensar que los de Blim cobran $109 pesos al mes, JAJAJA) pero va con un truco: si lo quieres ver como la gente decente, necesitas un aparato de la marca, es decir, una Mac, o de preferencia un Apple TV para verdaderamente ver el contenido en un televisor.

Si compraste recientemente una Mac, un iPad o un iPod, tienes derecho a un año de servicio gratis. Tengo la duda de si el año gratis te lo dan al comprar un Apple TV, pero en todos lados donde consulté dicen que no, lo cual es una gran tontería. En fin.

Esto no deja de ser una desventaja mayúscula. Si algo ha hecho bien Netflix es expander los métodos de visualización haciendo alianzas con los fabricantes de hardware para que básicamente en todos exista la aplicación de Netflix lista para usarse. Hay Netflix en las televisiones, en los aparatos de bluray, 4K, en las Chromebooks, en el Chormecast, hasta en los hoteles de paso hay Netflix.

Incluso los usuarios de Mac tendrán problemas: Apple menciona en su sitio que para ver Apple TV+ en una Mac esta debe tener el último sistema operativo, Catalina. Si tu Mac es viejita, dile a adiós al servicio.

Para los renegados como Elsa, quien no usa nada de Apple ni en defensa propia, hay algunas opciones: Apple TV+ funciona en Amazon Fire TV Stick Basic Edtiion así como en  Roku. También está disponible en las televisiones de nueva generación de LG y Samsung, esas que tienen Android y Apple TV incluido.

Pero si todo falló, la única opción que queda es ver Apple TV+ vía el sitio web. Si, como en las cavernas. Y como Elsa no usa Mac, esa fue la forma en que probó el servicio. Esta fue su experiencia.

Si Steve Jobs viviera, se moría del coraje

Renegados como somos, probamos Apple TV+ en la única plataforma universal e independiente: la web. Luego de inscribirnos y dejar los datos de la tarjeta de crédito, accedemos a la pantalla de inicio que no es más que un scroll enorme con los únicos nueve contenidos que hay al momento en la plataforma.

Primero probamos con un celular. La imagen se ve de buena calidad pero en un Samsung Galaxy S10, el video no se muestra en pantalla completa, peor aún, lo despliega con una horrible barra vertical blanca a la derecha de la pantalla. Al parecer esta cosa asume que estás en un iPhone y en ese espacio va el horrendo notch.

Cambiamos ahora a la laptop. Una PC con Chrome. El resultado deja mucho que desear. La calidad del video sigue siendo buena pero a media serie (The Morning Show) el video se detiene y la página deja de responder. Volvemos a entrar y nada. Simplemente no quiere correr con Chrome. Cambio de navegador a Firefox y ahí si me deja seguir viendo la serie.

Te puede interesar:  22 cosas que pensé al visitar “En casa con mis monstruos” de Guillermo del Toro

El video se ve de alta calidad aunque supongo no es 4K, el audio es stereo y no hay opción para cambiarlo aunque si tiene varias opciones de doblaje (alemán, español, español latinoamericano, portugués, francés, francés canadiense, ¿chino?, etc.). Los subtítulos son otro problema. El default es que no aparezcan, cuando seleccionas español (hay como 10 opciones diferentes, pero todas dicen «Español Latinoamericano» o «Español (forced)») no funciona, es hasta que seleccionas «Inglés» que aparecen los subtítulos, luego vuelves a seleccionar del menú el idioma español y finalmente aparecen.

La interfaz es de lo más pobre que puede haber: botón pausa/play, 10 segundos para adelante, 10 para atrás, botón para pantalla completa, selector de dioma, selector de audio y una barra sin título que asumimos es la de volumen. No hay forma de cambiar el tamaño de los subtítulos ni la calidad del video o del audio. Hay sitios de películas piratas con interfaces mejor hechas.

Otra cosa rara es que si pones pausa al video y lo dejas así un tiempo corto, el sistema te bota, por lo que tienes que hacer todo otra vez. Y no, no creas que la plataforma sabe dónde te quedaste, no no, te pone el video desde el inicio.

Sé lo que están pensando, me van a decir: «pues es que lo estás viendo en web», ok, puede ser, pero por un lado, Netflix y Amazon y todas (bueno, HBO no) dan el servicio por web y es perfecto, tiene prácticamente todas las funciones y trabaja en todos los navegadores. Por otro lado, esta cosa tiene el logo de Apple y, que yo sepa, el logo de Apple en teoría significa «nos quedamos meses en la oficina, sin ir a casa para diseñar esto y que quede mejor que nadie. Perdí a mis hijos y mi esposa me dejó pero no importa, todo sea por ser los mejores. Así lo hubiera querido Steve».

Eso pensé que quería decir el logo de Apple. Pues bien, si Steve viera como dejaron la interfaz web, ya me imagino la gritoniza que les hubiera pegado a quienes «hicieron» esto. Terrible.

El cómo no funciona del todo bien, pero ahora demos paso al qué. ¿Cómo están los contenidos de Apple TV+?

The Morning Show: primero noticias. 

Si me dices que tienes una serie en la que aparecen Jennifer Aniston, Reese Witherspoon y Steve Carell; no necesito más argumentos para verla. “The Morning Show” es la apuesta grande de Apple para el lanzamiento de su nueva plataforma.

En los tres primeros capítulos que liberan vemos la historia de cómo Alex (Aniston) recibe la noticia de que Mitch (Carell), su copresentador por años en un show de noticias matutino, está en el centro de un escándalo de acoso sexual. El #MeToo terminante ha fulminado la carrera de su compañero, mientras ella trata de mantener a flote el barco. En medio de eso, de manera casi accidental, Bradley (Witherspoon) llega como invitada al noticiero.

Te puede interesar:  Years and years: una serie indispensable

A pesar de quienes participan, no se trata de una comedia. Aunque las actuaciones son buenas, al menos en los primeros tres capítulos la trama no levanta. Se mantiene en el terreno de la intriga avanza lentamente, presenta ideas sobre la responsabilidad sistémica en las repercusiones del “Me too” pero desperdicia la oportunidad de meterse un clavado más profundo en cómo funciona la gestión y presentación de noticias en este tipo de programas matutinos y, a pesar de intentar construir un cliffhanger no logra despertar suficiente interés como para esperar con ansias el capítulo cuarto.

Ojalá los próximos capítulos levanten, pero si los primeros tres son la probadita con la que querían enamorar al público y persuadirlo a mantener la suscripción, debieron sazonarlos mucho mejor.

Nota de Elsa: Aquí si difiero un poco. En efecto, la trama va lenta, pero me pareció sumamente interesante como la serie trata el tema del #MeToo. El personaje de Steve Carell básicamente es «cancelado», se despierta una madrugada con la llamada fulminante: estás despedido porque te acusan de acoso sexual. Bye. Nadamás, no hay explicaciones, nada.

Eso me mantuvo al tanto, sobre todo porque no queda claro qué posición tomará la serie al respecto. Con suerte (se verá en los siguientes capítulos) simplemente no toma partido. El personaje de Aniston es interesante, ella no tiene vela en el entierro, se siente dolida por lo que hizo su compañero de años (¿tuvieron sus que-veres?), pero lo que ella no sabe es que la cadena quiere correrla también. «Nadie quiere ver todas las mañanas a una mujer que acaba de perder a su pareja». Pufff. Bola de culeros. Si quiero seguir viendo en qué acaba esto.

SEE: en tierra de ciegos…

Tras el brote de un virus letal en el Siglo XXI, la humanidad fue reducida a menos de dos millones de individuos. Todos aquellos que sobrevivieron perdieron la visión. Siglos después, la idea de la visión existe sólo como un mito, incluso hablar de ella es considerado herejía. Con esa premisa arranca See, la nueva serie de Jason Momoa, que nos vendieron como el “Game of Thrones” de Apple TV+.

Los primeros tres capítulos, ya en plataforma, nos recuerdan más las premisas y la estética de “The 100”, disponible en Netflix, que a la serie de los dragones. A diferencia de la de HBO; See, no está basada en una novela previa, no está ambientada en un mundo ficticio ni presentan elementos mágicos ni profecías. Es una historia post apocalíptica que sucede en nuestro mundo.

Si bien no está basada en una novela, es inevitable recordad una premisa parecida en el libro de José Saramago, “Ensayo sobre la ceguera”, en el que, en un mundo donde todos van perdiendo la vista, aquella persona que la conserva tiene una ventaja sobre los demás que, al mismo tiempo le permite llevarles la delantera, pero también la pone en ciertos riesgos.

Te puede interesar:  Grita, te estamos filmando: terror aburrido de Netflix

A pesar de que es evidente que se trata de una serie costosa, los valores de producción no son tan altos como los de Game of Thrones, ni siquiera en su primera temporada, cuando no había dragones ni grandes batallas. No ofrece tampoco una gama tan amplia de personajes y actuaciones, ni presenta intrigas complejas o diálogos profundos. El peso de la serie recae prácticamente en los hombros (enormes por cierto) de Jason Momoa.

Eso sí, hay mucha sangre, la historia atrapa y, cuando menos los primeros tres capítulos son lo suficientemente buenos en cuanto a premisas y acción como para mantener el interés y hacerte pensar en conservar tu suscripción a la gran plataforma.

Dickinson: hombres necios que acusáis…

¿Qué te parece una serie biográfica sobre la poeta americana Emily Dickinson? Pero dirigida para un público adolescente y con un tono parecido al de The Marvelous Mrs. Maisel, de Apazon Prime.

Con la actuación estelar de Hailee Steinfeld (Bumblebee) en el personaje de la poeta, vemos una serie en la que vemos su adolescencia en el seno de una familia poderosa y puritana en Massachusetts del Siglo XIX.

Poco se sabe de los detalles en la vida de una de las poetas más importantes de la literatura estadounidense, aunque murió sin habérsele conocido pareja y recluida en su habitación, habiendo guardado sin publicar una prolífica literatura, por mucho tiempo se ha especulado sobre un amor secreto e imposible con su amiga y cuñada, la también poeta Susan Huntington.

Bueno, pues la serie, en un tono de comedia negra, con muchos elementos intencionalmente fuera de contexto, reinventa la historia de la poeta, dando por hecho la relación con su amiga y presentando ideas que van dando cuerpo a si poesía. Sorprendentemente, resulta una serie interesante.

VEREDICTO: ¿Neta Apple?

Son éstas las apuestas fuertes para el lanzamiento de Apple TV+. En total ocho programas. Los tres mencionados, “For all mankind” una serie sobre una realidad alternativa donde la carrera espacial continúa después del alunizaje americano, un documental sobre elefantes y tres series para niños. Eso es todo. No hay películas, no hay mayor oferta, puro contenido original pero que puede verse muy rápidamente como para pagar una mensualidad por ello.

Y pensar que cuando salió Netflix nos quejábamos de que tenía poco contenido…

Ok, esto apenas es el inicio, pero si bien algunas de las series que pudimos ver son interesantes, no justifica el pago mensual. No aún. Así que si se compraron un iPhone o un iPad y les dieron su año gratis, disfrútenlo, gratis no está mal.

Por supuesto, lo mejor está por venir, las series y/o películas de M. Night Shyamalan, Steven Spielberg, Damien Chazelle serán, por mucho, la razón por la cual habrá que salir corriendo a contratar Apple TV+, ¿o me van a decir que cuando salga la serie o película de Alfonso Cuarón en la plataforma no van a querer verla de inmediato?