Un Príncipe en Nueva York: 32 cosas que (tal vez) no sabías sobre el clásico de Eddie Murphy

Eddie-Murphy-Un-Príncipe-En-Nueva-York

Eddie Murphy regresa a Zamunda, luego de 32 años, en la secuela al clásico de John Landis, Un Príncipe en Nueva York (1988). Esta secuela, que se estrena este fin de semana en Amazon Prime Video, es un absoluto homenaje a la película de 1988, misma que no solo se volvió de culto sino que también fue una de las más taquilleras de Eddie Murphy.

Para celebrar el regreso a la gloriosa tierra de Zamunda, tenemos estas 32 cosas que (tal vez) no sabías sobre Un Príncipe en Nueva York.

 

-Publicidad-

 

1.- La idea para la película se le ocurrió a Eddie Murphy

La idea original de la película era de Eddie Murphy, aunque el guion fue escrito por David Sheffield y Barry W. Blaustein, quienes después se convertirían en guionistas de cabecera de Eddie Murphy y que son también los responsables de escribir la secuela, Un Príncipe en Nueva York 2.

 

2.- Paula Abdul fue a la boda real

La cantante Paula Abdul (muy famosa en los años 80) fue la coreógrafa responsable de los bailes en la escena de la primera boda del príncipe Akeem. La escena requirió dos docenas de bailarines y dos días para filmarse.

 

3.- La barbería de los horrores

También fue idea de Eddie Murphy que él (junto con Arsenio Hall) interpretaran a los personajes de la barbería. El legendario Rick Baker fue el encargado de las máscaras y maquillaje. Esta práctica se convirtió en un estándar de Eddie Murphy en sus siguientes películas. 

 

4.- Probando, probando…

Luego de que le aplicaron el maquillaje para uno de los personajes de la barbería, Murphy salió a la calle para ponerlo a prueba. Nadie lo reconoció.

Te puede interesar:  El Presidente: la deficiente crónica de un negocio redondo

 

5.- White-Face

Murphy se empeñó en interpretar a un judío blanco para las escenas de la barbería. Con la cara pintada de blanco. El cómico decía que era una pequeña venganza por las miles de veces que se hizo un “black-face” en el cine o los espectáculos. 

 

6.- El padre de Rick Baker inspiró la película…. 

El especialista en efectos y maquillaje, Rick Baker, se basó en su propio padre al momento de hacer la maquillaje para el personaje del judío blanco en la barbería.

 

7.- Le obligaron a poner un blanco en el cast

La película se volvió en cierta forma la reunión de muchas actrices y actores que apenas empezaban y a que Murphy le importaba darles una oportunidad. El problema es que eso en los años 80 era “problemático” por lo que el estudio obligó a Murphy a incluir algún comediante blanco. El elegido fue Loui Anderson, cuyo papel fue menor y casi sin diálogos (era el empleado en McDowells).

 

8.- McDonald ‘s no tuvo problema…

Los directivos de McDonalds no tuvieron mayor problema en dar el permiso para que en la película apareciera el rip-off de McDowell ‘s. La única condición que pusieron es que en la escena del robo se viera que la bolsa era blanca y no del color de las de McDonalds.

mcdowells-un-principe-en-nueva-york

9.- …pero no le avisaron a todos.

El gerente del McDonald ‘s más cercano se sorprendió cuando vio el restaurante McDowell’s y al día siguiente fue a sacar fotos y amenazó con una demanda. El hecho se incorporó como un rolling gag en la película.

 

Te puede interesar:  Disney+: cómo se compara en precio a otros servicios de streaming

10.- McDowell’s antes era un Daisy

El local de McDowell ‘s era real y se trataba de un Wendy ‘s que estaba en remodelación en Queens Boulevard. El lugar siguió activo hasta 2013, y fue demolido.

 

SIGUE LEYENDO…