Trece razones por las que no hay que ver 13 Reasons Why

13-razones-por-las-que-no-hay-que-ver-13-reasons

La nueva temporada de una de las peores series de Netflix, 13 Reasons Why, se estrenó este fin de semana. Nuestra colaboradora Lulú Petite, que usualmente es una kamikaze, decidió cuidar su integridad física y mental, por lo que mejor nos envió un cassette dándonos 13 razones por las cuales ningún ser humano debe ver esta serie.  Aquí el listado.

13 Razones por las que no debes de ver 13 Reasons Why

1. La primera temporada está basada en una exitosa novela de Jay Asher. Narra una historia de principio a fin. Aunque la recepción de la crítica fue dividida (79% en Rotten Tomatoes), la serie tuvo muchísimo éxito, quizá más del esperado por Netflix, por eso decidieron hacer una segunda temporada. El problema es que la historia estaba cerrada, abrirla sería artificioso y riesgoso.

2. La primera temporada fue controvertida por la manera en que se presentaron escenas de violación, acoso escolar y suicidio. Los tiempos de la corrección política exigen evitar cualquier cosa que ofenda a la masa en redes, aunque para el desarrollo de la historia esas escenas sean importantes. Aún así, tío Netflix decidió oír a la turba tuitera de las buenas conciencias y la superioridad moral y eliminar la escena del suicidio de la plataforma streaming. Quedando como una exclusiva para los mineros de la piratería. ¿Qué podemos esperar? Nada de escenas que ofendan al respetable.

3. La segunda innecesaria temporada, tuvo una calificación generalmente mala de la crítica (40% en Rotten Tomatoes). Si la primera temporada dividió opiniones, la segunda fue reprobada casi unánimemente.

-Publicidad-

4. La temporada 2 cuenta la historia posterior al suicidio, la investigación de la madre de Hanna y el juicio de su agresor. La novela cerraba esas posibilidades, no había final abierto.

5. El argumento es plano, los personajes no crecen, ni se desarrollan, vuelven sobre sí mismos y traicionan lo que la novela nos había contado de ellos.

Te puede interesar:  Crítica: El Juego de las Llaves, Amazon busca cerrajero

6. Es evidente que forzaron a los escritores a inventar 13 capítulos en los que transforman a Hanna, de una chica víctima de bullying al grado de encontrar en el suicidio la salida, a una chica que miente.

7. Uno de los poquísimos atractivos de una segunda temporada es que, aunque al final de la primera se descubre que el agresor y violador es Bryce (el futbolista mamado y rico), no se ve el castigo que recibe. La segunda temporada fracasa en ofrecer al menos eso al espectador, el agresor no recibe castigo proporcional.

8. Las escenas en los juzgados son tan malas que hace parecer que Chespirito pudo, basándose en algunos capítulos de la Ley y el orden, haber escrito interrogatorios más convincentes. Pero si eso es inverosímil, las apariciones de Hanna al friendzoneadísimo Clay en forma de fantasmita, son ridículas.

9. La historia camina del tema de la violación, el bullying y el suicidio a un posible tiroteo. Desde el final de la temporada uno, vemos Tyler (el fotógrafo), descubrir su arsenal. Todo para que al final, terminen con una bobada. (Ciertamente, tampoco era deseable una serie adolescente que justificara los tiroteos, al final parecería que hacerlo, sería la única forma de que Tyler, después de haber sido violado con una escoba, encontrara justicia).

10. La temporada uno, como el libro en el que está basada, tiene un hilo conductor: Las cintas de audio. Al perder ese recurso narrativo, el encanto que pudo tener la primera temporada se pierde y se vuelve una serie promedio.

11. La tercera temporada se averiguar quién mató a Bryce Walker. En la primera sabemos quien es el villano de Evergreen pero la historia termina sin castigo para el maloso. En la segunda, nuestro fortachón violador sale impune de su juicio, disgustando a los fans de la serie ¿Por qué no empezar la tercera con el tipo muerto? Como que la idea invita al bostezo ¿No?

12. Y ya entrados en buenas ideas ¿Qué tal si hacemos que Clay sea el principal sospechoso de matar al futbolista? Lo más parecido a un protagonista desde que Hanna está muerta, si ya no va a verla en versión Gasparín, como en la temporada dos, estiremos la historia convirtiéndola en un thriller y claro, convirtiendo a la escuela Liberty Hihg en el lugar más peligroso del planeta después de Irak y Corea del Norte (@Checoche dixit).

13. La más importante razón para no ver esta jalada. Si muchos, muchísimos no la vemos, con suerte, no habrá temporada cuatro. Esa sería una buena noticia. Que le pongan esa lana a la temporada tres de Mindhunter.