The Midnight Sky: la nueva cinta de George Clooney

En algún momento de The Midnight Sky (USA, 2020), el director George Clooney monta una emocionante escena que sucede en el espacio: un par de astronautas salen al exterior para hacer reparaciones a su muy sofisticada estación espacial mientras cantan a ritmo de Neil Diamond. Y claro, cliché obliga, algo terrible sucederá luego de este momento de calidez y armonía estelar.

Por supuesto, Clooney director está recreando una de las escenas más memorables de Clooney actor: aquella cuando estuvo a las órdenes del mexicano Alfonso Cuarón en la multipremiada Gravity (2013).

 

-Publicidad-

A la sombra de sus maestros

No será el único homenaje-saqueo que Clooney hará en The Midnight Sky, su adaptación a la novela ‘Good Morning, Midnight’, bestseller escrito por Lily Brooks-Dalton. La receta incluye un mucho de The Road (Hillcoat, 2009), un tanto de Interstellar (Nolan, 2014), algo de lo que le haya aprendido a su amigo Steven Soderbergh cuando juntos hicieron el remake de Solaris (2002) y un tanto de la obra de otro cineasta mexicano: The Revenant (2015), con quien comparte guionista, Mark L. Smith.

Con una barba de unos tres meses, George Clooney interpreta a Augustine Lofthouse, un científico avejentado que decide quedarse aislado en una base militar en el ártico mientras que afuera una catástrofe natural ha diezmado a casi todo el planeta (presumiblemente se trata del calentamiento global). Augustine es, en cierta forma, el único habitante de un faro que ilumina a nadie… hasta que una nave espacial hace contacto.

Sully (Felicity Jones) es la líder de un grupo de astronautas que regresa hacia la tierra. Augustine recibe su señal y tratará de comunicarse con ellos para advertirles que den media vuelta: el planeta tierra está perdido, regresar es una sentencia de muerte.

Te puede interesar:  5 Documentales Musicales de Netflix que debes ver

Dos cintas en una

Se trata de dos películas en una. En la tierra vemos cómo Augustine trata de llegar a las instalaciones de una mega antena para así poder hacer contacto con los astronautas. No será fácil porque una tremenda tormenta azota el lugar. Para elevar más el drama, en el camino se encuentra con Iris (Caoilinn Springall), una niña que al parecer fue abandonada luego de que el personal evacuó el lugar hace días.

La segunda película es la que sucede en el espacio, con la astronauta Sully y su tripulación: el comandante Tom (David Oyelowo), Maya (Tiffany Boone), Mitchell (Kyle Chandler) y el latino (porque nunca debe faltar un latino) Sánchez (Demian Bichir). Todos ellos padecen de una profunda nostalgia por regresar a casa.

El gran acierto de la cinta es provocar esa sensación de melancolía por un planeta que ya no es, que ya no será. Claro, estar en pandemia ayuda, pero es imposible negar que, aunque sea por momentos, la fría dirección de Clooney sabe trasmitir una sensación de hastío, desesperación pero sobre todo de profunda soledad.

the-midnight-sky

El antirescate

A diferencia de muchas cintas por el estilo, aquí no se trata de rescatar a los astronautas, o de asegurar su correcto aterrizaje. Llegamos a ese punto en la historia donde la cosa ya no es llegar a la tierra sino huir de ella. Peor aún, Clooney sitúa el filme en 2049, apenas treinta años en el futuro.

Así, tomando prestado de aquí y de allá, con una estética clínicamente fría, un ritmo que se debate entre el vil cine de acción y aquel que busca hacer preguntas trascendentes (spoiler, nunca lo logra), Clooney no puede evitar que su cinta sea predecible y que, peor aún, evoque a filmes del género mucho mejor logrados y (esos si) trascendentes.

Bien actuada y con ciertos momentos rompecorazones, The Midnight Sky es una película que se deja ver y que indiscutiblemente provoca nostalgia y melancolía por el planeta que éramos hace apenas nueve meses, un mundo que no sabemos si volverá.

 

The Midnight Sky se puede ver en Netflix.