SOMOS, la serie de Netflix sobre la masacre en Allende

SOMOS la serie de netflix sobre la masacre en allende

Netflix trae a la pantalla la serie «Somos.», la historia de una pesadilla que se sufrió en silencio durante mucho tiempo: la masacre de Allende, Coahuila, en 2011. Esta serie presenta en sus seis capítulos la historia de un pueblo que vivió como muchos, y sufrió como pocos,  la violencia relacionada con el crimen organizado.

Somos Allende

México está lastimado por la violencia desatada por el crimen organizado y “Somos.” nos cuenta la historia de una herida que aún no cierra. En el año 2011 el poblado de Allende, ubicado en Coahuila a unos 40 minutos de la frontera con Estados Unidos, fue testigo y víctima del horror: un comando armado del cártel de los Zetas levantó y asesinó a decenas de personas. Tras de sí, una estela de escenas propias de una zona de guerra que incluyó casas derrumbadas, vehículos incendiados y una columna de humo negro alimentada, según se presume, por las víctimas mortales de aquella noche.

Te puede interesar:  Series que cancelaron demasiado pronto

Allende vivió en silencio, durante muchos meses, el duelo de esta tragedia. Sabían que hablar de estos hechos ponía en peligro sus vidas. Las autoridades mexicanas tampoco estaban interesadas en darle luz a lo sucedido en Coahuila. No fue sino hasta que periodistas, académicos y organizaciones de atención a víctimas se acercaron a lo acontecido en Allende que esta historia se comenzó a conocer. Uno de esos esfuerzos fue el de la periodista ganadora del Premio Pulitzer, Ginger Thompson, quien en 2017 publicó el reportaje “Anatomía de una masacre”, en el cual está basada la serie “Somos.”.

-Publicidad-

En 2018 el creador de “Somos.”, James Schamus, adquirió los derechos del reportaje de Thomson. Schamus y las guionistas Monika Revilla y Fernanda Melchor se encargaron de escribir una historia coral en la que el protagonista fuera el propio pueblo de Allende a través de su gente. De esta manera, lo que se tiene en pantalla a vía Netflix rebasa las fronteras de un producto de entretenimiento y adquiere la forma de un ejercicio de memoria colectiva.

nueva serie de Netflix

Las historias detrás de la historia

Luego de un fugaz y desconcertante vistazo al 18 de marzo de 2011, fecha en la que se escribió la página más oscura en la historia de Allende, “Somos.” se sitúa temporalmente tres meses atrás. La intención de la serie es mostrar al espectador un mosaico de personajes cuyas vidas se cruzan como consecuencia de los hilos que el crimen teje donde se para.

Los criminales ya se habían apoderado de Allende desde mucho tiempo atrás, sin embargo, esta erupción de violencia que recupera “Somos.” tuvo un catalizador específico: alguien al interior de la estructura de los Zetas dio información a la DEA que comprometía a los dos líderes del cártel. De manera que la serie muestra el desarrollo de la vida en Allende antes de que la furia de los criminales se desatara como escarmiento.

Así, las historias de comerciantes ambulantes, dueños de negocios, profesionistas, estudiantes, fuerzas del orden y criminales se trazan de manera fina y pausada con el propósito de ilustrar cómo el veneno del narcotráfico invadió a todo un pueblo. “Somos.” rompe la dicotomía entre buenos y malos para mostrar relaciones sociales y personales complejas, atractivas para la pantalla y relevantes para el entendimiento de una espiral de violencia que no parece tener fin.

Netflix serie sobre la masacre de Allende en Somos

Retratar la violencia

Una de las virtudes de la serie es que abre caminos para discusiones amplias. Uno de estos tiene que ver con cómo retratar este tipo de historias en el cine o la televisión. Traer a Allende a la conversación significa hablar de las víctimas de una masacre, de sus sobrevivientes y de hechos que se siguen reproduciendo en el país con una frecuencia que en el mejor de los casos aterra y en el peor de los casos se normaliza.

Hemos visto a lo largo de la historia reciente ficciones alrededor del narcotráfico basadas en hechos de la vida real, incluso en Netflix, que toman dos caminos para desarrollar sus narrativas: el de los villanos y los héroes. Los primeros representados por los narcotraficantes y los segundos, generalmente, por fuerzas del orden estadounidenses. Podría decirse que “Somos.” se concentra en las víctimas. Sin embargo, hace aún más que eso al hablar del colectivo en el que, al final, las historias de todos convergen. El protagonista es Allende.

Te puede interesar:  ¿Qué ver en Paramount +? Te recomendamos 10 series y películas imperdibles

¿Cómo hacer para llevar una historia tan dolorosa a la pantalla? ¿De qué manera darle voz a las víctimas sin caer en el territorio de la revictimización? ¿Qué hacer para retratar un hecho tan violento sin caer en una exhibición gratuita de violencia? ¿Cómo encontrar el equilibrio para que un ejercicio de memoria respete la dignidad de sus víctimas sin abandonar la complejidad de los hechos? En “Somos.” hay respuestas a estas interrogantes que resultan, al menos, interesantes para la discusión.

Los zetas y la masacre de Allende

El México de las masacres

La semana previa al estreno de “Somos.” se registraron cinco masacres en México que dejaron al menos 57 muertos. Previo a ello el país se horrorizó con el ataque que criminales perpetraron contra civiles inocentes en la ciudad fronteriza de Reynosa. De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el año 2020 cerró con más de 35 mil asesinatos. En los inicios de la guerra contra el narco de Felipe Calderón, siete meses antes de los hechos en Allende, el país se sacudió con la masacre de San Fernando: 72 migrantes fueron asesinados también por los Zetas.

Estas historias suceden en un contexto en el que el crimen organizado logró asimilarse en la sociedad y someter, o al menos burlar, a las fuerzas del orden. Los testimonios que Ginger Thompson recoge en su reportaje Ginger Thompson, quien en 2017dan prueba de ello. Uno de sus informantes señala que “[los criminales] estaban en las mismas fiestas o cenas de Navidad [que nosotros]”. O bien, un ex presidente municipal de Allende asegura que “Los Zetas eran más fuertes que el gobierno”. Como prueba: los criminales ordenaron a la policía municipal golpear al hijo del propio alcalde

En otra importante investigación, coordinada por Sergio Aguayo, académico de El Colegio de México, titulada Ginger Thompson, quien en 2017, se señala que no solamente hay un incumplimiento del Estado de su obligación de prevenir las violaciones a los derechos humanos, sino que éste no tiene interés de buscar la verdad. Sobre ello el académico señala que “tendremos justicia y seguridad en la medida en que entendamos a la violencia». En ese sentido “Somos.” multiplica el alcance de la publicación de Thompson.

La señora de los jochos en Somos de Netflix

Una gran adaptación…con algunos desequilibrios

En lo que respecta a “Somos.” como producto televisivo, el espectador puede verse en la necesidad de concederle a la serie al menos los primeros dos episodios. Es cierto que pudiera parecer que en un inicio la trama avanza lento, pero cuando se analizan los seis episodios en conjunto, es cuando se entiende que la serie necesitaba de ese tiempo para cumplir su propósito. Hay pocas escenas en las que no suceda algo que haga avanzar la trama.

Al tratarse de una historia coral y de hacer al pueblo de Allende su verdadero protagonista, la serie se toma el tiempo necesario para plantear al espectador la complejidad de las relaciones sociales y personales que explican las causas y los efectos de la tragedia de aquella noche de marzo. El espectador seguro encontrará su recompensa en la medida que las piezas del rompecabezas toman su lugar. Además, si se revisa el reportaje de Thompson, es posible observar el gran trabajo de adaptación por parte de los escritores.

Al ver la serie es imposible dejar pasar sus desequilibrios, mismos que están presentes principalmente en la construcción de los personajes y en sus actuaciones. Mientras que se distinguen varias sutilezas en el guión, contrasta el hecho de que los diálogos en algunos personajes no caen bien, como si se tratara de otra producción. En cuanto a las actuaciones es notable, por ejemplo, que Mercedes Hernández, juega en una liga diferente. El desequilibro entre actores experimentados y aquellos que tuvieron su primera oportunidad en pantalla no pasa desapercibido.

Somos., serie de Netflix

Memoria y dignidad

Somos.” tiene el potencial para desatar conversaciones en torno a la violencia que cimbra a México cada día y también sobre cómo ésta puede representarse en pantalla. En un caso como el de Allende en el que la cifra oficial de muertos y desaparecidos ha oscilado entre los 26 y los 42, pero en la que los testimonios de víctimas cuentan hasta 300, resulta importante no pasar por alto dos conceptos: memoria y dignidad.

Esta serie le da voz a las víctimas de uno de los episodios más escalofriantes de la historia reciente de un país en el que la sangre no deja de correr. “Somos” hace un esfuerzo por no reducir una historia con muchos rostros a sólo una anécdota. En un contexto en el que los asesinatos se reducen a números, y en los que los números son tan altos que al final de cada año hay que contar por miles, esta serie nos recuerda que hay historias de vida detrás de las cifras y que no podemos darle espacio al olvido.


Acerca de Raúl Orozco 68 Articles
Politólogo y maestro en políticas públicas, entusiasta de los deportes y el cine. Gozo ser testigo de la capacidad creativa de quienes se dedican a contarnos historias, así como conversar y escribir sobre ello.