Series que cancelaron demasiado pronto

series canceladas

Hay series que nos dejan deseando más. Que por alguna razón inexplicable, de pronto desaparecen de la pantalla, algunas veces sin dar un cierra a las historias que comenzaron. Ejemplos sobran, pero en esta colaboración voy a poner algunas de las series que cancelaron demasiado pronto y que , desde mi punto de vista, aún tenían mucho que ofrecer.

EVERYTHING SUCKS!

Después de que el tío Netflix se anotara un gran triunfo apelando a la nostalgia ochentera con Stranger Things, la década de los noventa prometía bastante material para que los recuerdos siguieran siendo un ingrediente que pusiera al espectador frente a sus televisores. En febrero de 2018 estrenó Everything sucks!

En principio, parecía un melodrama adolescente convencional, con la línea argumental de chico conoce chica y el paso a paso de cómo podrá enamorarla. La serie, al estilo de Freaks and Geeks, sigue las peripecias de dos grupos de jóvenes inadaptados en una secundaria en Oregon, en 1996. En la época dorada de los VHS y cuándo la edición de videos no podía hacerse desde una computadora, nos enseña a estos jóvenes aventurándose a hacer una película con las herramientas de aquellos años.

Las referencias, el vestuario, los equipos y los propios videos (una recreación de videos de la era MTV con la música de Oasis es bellísima), cumplen con la ambientación noventera sin restregártelo en la cara, como Once y sus amigos en Stranger Things. Si eso fuera poco, al final de los diez únicos capítulos de esa serie, te das cuenta de que el chico conoce chica no irá por buen camino, cuando Kate, la tímida adolescente amada por el joven prospecto de cineasta, descubre una atracción sexual por su amiga Emaline. La transformación de los personajes en esos pocos capítulos es muy buena y no saber qué pasó con ellos, no dándoles la oportunidad de un cierre, es una pena. Se convirtió en una de las series que cancelaron demasiado pronto.

-Publicidad-

Te puede interesar:  Las mejores series ambientadas en los 60

THE SARAH CONNOR CHRONICLES

Pocas franquicias han fracasado tantas veces al tratar de dar continuidad a sus historias. Terminator 1 y 2 son películas impecables. Marcaron un antes y un después en la forma de plantear cierto tipo de historias de ciencia ficción, especialmente las relacionadas con viajes en el tiempo y paradojas.

Cada intento de continuar la historia después de la segunda película ha sido un fracaso de audiencia y, en buena medida, han recibido críticas desfavorables. El mejor intento por contar una historia posterior a los hechos del capítulo dos no es una película, sino la serie de Fox, The Sarah Connor Chronicles.

Con Lena Headey (Cersei Lannister en Game of Thrones) como Sarah Connor y Thomas Dekker como su hijo John, tratan de encabezar una ofensiva contra Skynet ayudados por Cameron, una terminator reprogramada para proteger a Jhon, interpretada por Summer Glau (una de las tripulantes de Serenity, la nave clase Firefly de otra de las series de este listado).

Con 31 capítulos en dos temporadas y un cliffhanger que hacía muy deseable una tercera, Fox decidió no arriesgar más dinero en este proyecto para hacer una nueva película, ahora con Emilia Clarke (Daenerys Targaryen en Game of Thrones) como Sarah Connor. Estaba disponible en Prime Video, pero ya no, probablemente llegue a Disney+.

 

DON’T TRUST THE B—- IN APARTMENT 23

¿Quién demonios decidió cancelar esta serie? No podrían quejarse de los costos de producción. No voy a decir mucho de ella para que corras a verla en Netflix, sólo te diré que es la más hilarante serie de la bellísima Krysten Ritter (Breaking Bad) que maneja un humor negro impensable en la época del neopuritanismo y la absoluta corrección política. Cínica, rebelde y absurda, mantuvo siempre un ritmo que te mantenía frente a la pantalla entre el morbo y la risa. Destaca la participación de James Van Der Beek (Dawson’s creek) interpretándose a sí mismo en una franca y divertida parodia de sí mismo. Sólo dos temporadas, 26 episodios. Una lástima que se haya convertido en una de las series que cancelaron demasiado pronto.

 

FREAKS AND GEEKS

En el cuadro de honor de las series que cancelaron demasiado pronto está sin duda Freaks And Geeks. Dieciocho capítulos perfectos. Un elenco inmejorable de inadaptados. Las series que se desarrollan en las escuelas tienden por dos caminos. Presentan a las y los chicos más populares, sus amores y melodramas, mientras disfrutas la belleza de sus protagonistas o, con un elenco más o menos igual de atractivo, pero pretendiendo ser impopulares, narra en tono de comedia cómo van ganando popularidad. Freaks and geeks, en cambio, de la mano de Judd Apatow, presenta una escuela como cualquier otra, con personajes adolescentes sin más mérito que ser ellos mismos, buscar su identidad y su lugar en el mundo, enfrentando los días sin más pretensiones que terminarlos y viviendo situaciones o emociones con las que muy fácilmente podemos identificarnos.

Es imposible no emocionarse con las historias de cada uno de los personajes y su crecimiento en tan pocos capítulos, sin contar con que Linda Cardellini en esa vieja chamarra verde, se ha convertido, con el paso del tiempo, en una especie de ícono de los primeros años de la década de los 2000. Envidio con mucha sinceridad a quien pueda ver por primera vez esta serie en la que también participaron, entre otros, James Franco (127 hours), Seth Rogen (Long shot) y Jason Segel (How I meet your mother).

 

FIREFLY

Descubrí Firefly por un comentario de Penny Oliva en el podcast de Filmsteria. ¡Puf! Joss Whedon, su creador, tiene talento para convertir premisas del cine de serie b en series de culto. Lo hizo con una adolescente que, entre sus clases, se dedica a cazar vampiros ¿Por qué no meter en una nave interplanetaria a un grupo de forajidos que viven aventuras en planetas con caballos, revolvers y escenarios del más clásico viejo oeste? Eso es Firefly. Whedon entendió que gran parte de la magia (y del éxito) de la trilogía original de Star Wars se debió a que, con todo y la tecnología de esa galaxia muy, muy lejana, nunca dejó de ser un western. Firefly lo lleva al extremo. En las galaxias de Firefly no hay mundos poblados por alienígenas. Se burlan incluso de la idea. Por el contrario, plantean que la tierra, al ser insuficiente para una humanidad creciente se expandió por el universo, ocupando nuevos planetas, algunos, los más lejanos, sin otra ley que la del pistolero más veloz.

La mezcla de géneros y la construcción de unos personajes perfectos hizo que, con el paso del tiempo, se convirtiera en una serie de culto. Se emitió por Fox en 2002 y fue cancelada después de la emisión de once episodios de entre los cuales omitieron algunos tan importantes como el piloto. Cuando lanzaron la versión DVD con los catorce que conocemos, el fenómeno fue tal que se animaron a darle un cierre a la historia con la película Serenity que, aunque no fue un éxito en taquilla, se sostiene por sí misma y da una conclusión que dejó contentos a todos quienes de 2003 a la fecha hemos acompañado a la tripulación del Serenity. La serie está disponible en Claro Video, la película, en Amazon Prime.


¿Y ustedes? Qué títulos están en su lista de series que cancelaron demasiado pronto?