Sex Education Season 2: más que un bosque de p*nes

Una de las mejores series de Netflix en 2019, Sex Education, regresa con mucho ímpetu (y mucho sexo) para una segunda temporada.

Sex Education

Hace un año, la primera entrega de Sex Education resultó una sorpresa. Primero por su inesperado éxito y segundo porque no sólo era popular, sino que resultaba tan fresca y divertida que fue bien acogida por la crítica. Con un elenco poco conocido, con excepción de la agente Scully y el niño con la pijama de rayas; para los demás protagonistas fue algo cercano a su primera oportunidad.

La primera temporada se centraba en Otis (Asa Bitterfield) y Meave (̶M̶a̶r̶g̶o̶t̶ ̶R̶o̶b̶b̶i̶e̶) (perdón, Emma Mackey), dos personajes opuestos que, para ofrecerse como gurús sexuales y vender consejos sobre sus relaciones a sus compañeros de colegio, van construyendo una amistad y terminan enamorándose. La temporada termina con un cliffhanger cuando Meave, dispuesta a decirle a Otis que lo quiere, lo encuentra besando a su nueva novia.

¿QUÉ HACE ESPECIAL A SEX EDUCATION?

La serie se mantiene fiel a sí misma. Los guionistas, el elenco, los productores, todos saben que es una comedia. No se lo toman en serio y eso permite que mantengan con frescura situaciones que podrían ser inverosímiles, pero a las que les restamos importancia porque sigue siendo divertida.

-Publicidad-

Sex Education no se traiciona, pero madura. Con la misma frescura que nos presentó en la primera temporada, sigue encontrando buenos pretextos para hablarnos de sexualidad y asuntos controvertidos: la masturbación, la homosexualidad, el descubrimiento de nuestras preferencias, la pansexualidad, la bisexualidad, la asexualidad, las ETS, el abuso sexual o el deseo en la edad madura.

UNA SERIE CORAL

Un mérito importante de nuestra segunda temporada es que quita el foco de Otis y Meave quienes, aunque siguen siendo el centro de la historia, comparten cámara con todo el elenco, incluyendo a personajes que no aparecieron en la primera temporada y se suman en la segunda.

Lo hacen de una manera tan inteligente que poco a poco empiezas a empatizar con una gama amplísima de personajes, con sus problemas y sus asuntos por resolver que, manteniendo el tono de comedia, abordan temas difíciles sobre padres ausentes, abuso sexual, violación de la intimidad, divorcio, abuso de drogas.

Te puede interesar:  Trece razones por las que no hay que ver 13 Reasons Why

¿DÓNDE LO HE VISTO ANTES?

En muchos momentos la serie abreva del cine y la televisión clásicos de comedia estudiantil, con innegables guiños a John Hughes. Los salones de detención, las fiestas desbordadas, acampar con papá, los triángulos amorosos. Cosas que ya hemos visto y que, sin embargo, resuelven de manera distinta y con muy buen resultado.

Sex Education Season 2

Las historias de cada personaje se van cocinando a fuego lento, de modo que con una escena en cada capítulo vaya dando para ir construyéndole a cada uno su clímax, su momento. Terminas queriéndolos a todos. Especialmente cuando, hacia el final de la temporada, te das cuenta que las verdaderas protagonistas es el grupo de mujeres, que la temporada tiene un bonito mensaje feminista y de sororidad, que presenta el amor y la atracción sexual entre personas del mismo o de diferente sexo, sin tabúes, pero tampoco por cumplir con una agenda, sino para contar historias de amor, de despertar sexual y de autodescubrimiento. Un coming-of-age no pretencioso y a veces absurdo, pero muy bien logrado.

¿QUÉ SIGUE?

La segunda temporada de Sex Education cierra dejando a su público satisfecho. En el año desde el estreno de su primera temporada la serie fue ganando una legión de fans que esperaban con impaciencia la continuación de la historia. Sus creadores les entregaron un producto divertido, inteligente y, por difícil que pareciera, bastante mejor que su predecesora.

Con esos méritos tiene el éxito asegurado. No es necesario preguntarse si habrá una tercera temporada, eso es seguro. Compitiendo con Euphoria (HBO), que aunque buena, se toma las cosas demasiado en serio, y con 13 Reasons Why (Netflix), que no debió superar la primera temporada; Sex Education tiene lo que pocas series: calidad y audiencia. Sin duda veremos más y, seguramente, disfrazada de comedia e interesados por el romance de nuestros protagonistas, seguiremos recibiendo una buena y divertida educación sexual.

Ah ¿Por qué lo del bosque de penes? Si quieres saberlo, tendrás que ver la serie. Te va a gustar.