Oscars 2021: ¿qué cinta debería ganar Mejor Película?

Oscars-2021-mejor-película

Es rara la ocasión en que los Oscar atinen a premiar las mejores películas del año. De hecho es probable que sus omisiones sean mucho mayores (y más penosas) que sus aciertos.

No obstante, cada año estamos atentos con la esperanza de que al menos uno o dos premios terminen en manos de quien realmente lo merece. Wishful thinking.

Es por esto que le preguntamos al staff de Filmstería que cinta debería ganar el Oscar 2021 y estas fueron sus respuestas.

 

-Publicidad-

sound-of-metal-oscars-película

Monserrat López Lugo (@CineEnElDivan)

La cinta que debería ganar el Oscar es Sound of Metal.

«Lo más valioso de Sound of Metal es dar a entender que cada uno de nosotros concebimos el mundo de diferentes formas. Muchas personas son nombradas “inválidas” o “discapacitadas” como si estuvieran incompletas, pero en realidad están enteras, sólo su percepción cambia su subjetividad. Un día el vibrar de una resbaladilla puede transformarse en una hermosa sinfonía.»

Te puede interesar:  La quiniela Oscars 2021 de Filmsteria

 

never-rarely-sometimes-always

Saraí Rosas (@sexta_fila)

La cinta que debería ganar el Oscar es Never Rarely Sometimes Always o I’m thinking of Ending Things

«Los premios Oscar no suelen premiar a lo mejor del cine. De hecho, en muchas ocasiones ni siquiera nominan las películas que de verdad se arriesgan, ya sea por el tema que abordan o por su ejecución. Este es el caso de Never Rarely Sometimes Always de Eliza Hitman, un poderoso relato sobre la violencia sistémica hacia las mujeres pero también sobre la sororidad entre ellas. O de I’m Thinking of Ending Things de Charle Kaufman, un complejo ejercicio que lleva al espectador a reflexionar sobre cómo la percepción de sus recuerdos pueden moldear su vida. Para mí, el Oscar a Mejor Película sería para cualquiera de estas dos.»

 

the-father-El-Padre-Película (1)

Alejandro Alemán (@elsalonrojo)

La cinta que debería ganar el Oscar es The Father

«Las omisiones que este año más dolieron fueron las de Never, Rarely, Sometimes, Always, The Invisible Man y Dick Johnson is Dead, las tres cintas perduran en la memoria con algo más que una historia por contar, sino que además lo hacen con una cinematografía notable.

No obstante es claro que el zeitgeist de 2021 inevitablemente se coló a los Oscars, y éste es: la preocupación por la vejez. Tal vez por tratarse del sector más vulnerable con la pandemia, tal vez por mera coincidencia, pero son varias las cintas nominadas que tratan el tema: El Agente Topo, Nomadland y por supuesto, The Father.

En The Father no somos un testigo pasivo de la condición de Anthony (Hopkins): gracias a un hábil juego de edición y encuadre, padecemos junto con él su confusión temporal y espacial. Por si solo ese juego puramente cinematográfico sería suficiente como para que la película ya fuera notable, pero la sorprendente actuación de Anthony Hopkins (¿la mejor de su carrera?) eleva esta cinta al nivel de una masterpice.»

Te puede interesar:  Nomadland, o el temor de ser olvidado

 

sound-of-metal-nominaciones-oscar-2 (1)

Jimena Lipman (@jime_conj)

La cinta que debería ganar el Oscar es Sound Of Metal

«Especialmente en un año como este, y en una entrega en donde la mayoría de las películas nominadas celebran la grandilocuencia, se agradece un filme que explora la quietud. Además de tener una premisa tan novedosa, una de las mejores actuaciones del año (Riz Ahmed), y un personaje tan reconfortante como el de Paul Raci, lo que más amé de esta película fue encontrar en ella una filosofía que me ha ayudado a enfrentar el trauma en la vida: pase lo que pase, ámalo.»

 

sound-of-metal

Raúl Orozco (@soyesteraul)

La cinta que debería ganar el Oscar es Sound Of Metal

«Este es un año en el que la mitad de las nominadas a Mejor Película nada tienen que hacer ahí. La otra mitad difícilmente habrían encontrado lugar en una selección tan competida como la de 2019. Dicho esto, mi favorita de las nominadas es Sound of Metal. Darius Marder hizo una película en la que todo está en su lugar. Tenemos un guión interesante que explota con las actuaciones de Riz Ahmed, Paul Raci y Olivia Cooke, así como un cuidado por los aspectos técnicos, principalmente en la edición y el sonido. Una curiosidad: la escena del piano me pareció la más emotiva del año.»