Jodorowsky’s Dune, la película que nunca fue

Jodorowsky’s Dune
Arte: Hugo Emmanuel Figueroa

La historia del cine no sólo es contada por las películas que han sido filmadas, también lo es por aquellas que nunca lograron ver la luz y es probable que una de las más significativas en este último grupo sea el proyecto descrito a profundidad en Jodorowsky’s Dune.

El documental dirigido por Frank Pavich y estrenado en 2013, reúne una serie de entrevistas con los involucrados en la versión cinematográfica que el director chileno Alejandro Jodorowsky pretendía realizar  en la década de los setenta de Dune, del escritor Frank Herbert

Te puede interesar:  Dune: una película sin alma ni motivo

Jodorowsky’s Dune: el origen

Una de las primeras cosas que llama la atención es que, a diferencia de otros cineastas cuyo sueño fue frustrado, la idea de Jodorowsky de llevar al cine Dune no provenía de una adoración personal por el material original. De hecho, ni siquiera había leído el libro. La realidad es que sobre el planeta Arrakis y el protagonista Paul Atreides sólo conocía aquello que un amigo le había contado.  

No es raro que la historia de Dune despertara tal interés. Publicada en entregas entre los años de 1963 y 1965, se convertiría no sólo en un bestseller sino también en una de las obras más influyentes de la ciencia ficción.

-Publicidad-

Para el momento en que Jodorowsky comenzó su cruzada – el año de 1975 – ya existía por lo menos un intento previo por realizar una versión cinematográfica. Arthur P. Jacobs, productor de la exitosa Planets of the Apes (Franklin J. Schaffner, 1968), había adquirido los derechos y puso a David Lean, director de Lawrence of Arabia (1962), al frente de la película. No obstante, la prematura muerte de Jacobs en 1973 cancelaría el proyecto.

 

Dune surrealista

En el caso de Jodorowsky, el deseo por filmar la obra de Herbert estaba ligado al estilo que venía desarrollando en sus trabajos previos: Fando y Luis (1967), El Topo (1970) y La Montaña Sagrada (1973), en las que el surrealismo, los simbolismos y lo esotérico eran las características principales. 

Según el chileno, Dune representaba el oportunidad para crear una película que llevara al espectador a experimentar los efectos provocados por el LCD (pero sin necesidad de consumirlo), por lo que desde el principio tuvo muy claro que su versión tendría que ser libre y ante todo, muy personal.

Una vez terminada la adaptación del libro (que hizo encerrado en un castillo) y con el apoyo del productor francés Michel Seydoux, inició la búsqueda de lo que Jodorowsky llama sus ‘guerreros espirituales’. Uno a uno se fueron uniendo personajes como el ilustrador Jean Giraud también conocido como Moebius, el especialista en efectos especiales Dan O’Bannon (que trabajó en la opera prima de John Carpenter, Dark Star), el ilustrador de tapas de libros de ciencia ficción Chris Foss, así como el artista y escultor H.R. Giger.

Con todos ellos Jodorowsky actuó como una clase de gurú que animaba a sus colaboradores con la promesa de que más allá de una película, estaban creando sería “la obra más importante de la humanidad”.

jodorowskys-dune-cartel

Un cast impresionante

Pero la cosa no quedaría ahí. En el documental, se presume que figuras como David Carradine (en ese momento famoso por la serie Kung Fu),  Orson Welles, Mick Jagger y hasta Salvador Dalí (a quien prometieron convertir en el actor mejor pagado de Hollywood) se habían sumado al reparto.

Para este punto uno comienza a pensar que al director chileno ya se le estaba pasando de creativo el proyecto, sin embargo, el acabose viene cuando se descubre que tenía la idea de contar con diferentes bandas para crear la música de la película, siendo una de ellas Pink Floyd.

Si bien es cierto que a lo largo de Jodorowsky’s Dune uno no puede sentir más que simpatía por los involucrados, incluso al echar un vistazo en las reseñas que el documental ha recibido en Letterboxd se nota el enorme entusiasmo entre los cinéfilos, la realidad es que no había manera de que esa película se llevará a cabo. 

Basta imaginar lo que habría sido tratar de controlar un set con una figura tan enérgica como la de Orson Welles o tan estrafalaria como lo era Salvador Dalí, quienes muy probablemente habrían tratado de influir en el resultado. Mención aparte el costoso presupuesto que se habría requerido.

 

Demasiado riesgo para Hollywood

Al final ningún estudio estuvo interesado en la película. Según narran los ‘guerreros espirituales’, la visión de Jodorowsky resultó demasiado arriesgada para Hollywood y el equipo detrás de ella terminó llevando su talento a otras producciones. Por ejemplo, O’Bannon, Foss, Moebius, y Giger serían los encargados de crear el estilo visual y las criaturas de Alien de Ridley Scott estrenada en 1979.

También, y probablemente lo más curioso que se narra en el documental, es que el libro con el storyboard y el arte visual (un mamotreto bastante bonito, dicho sea de paso) ha sido utilizado desde entonces como referencia para crear los escenarios, secuencias y personajes que se han visto en una larga lista de películas, entre ellas la saga de Star Wars.

 

Las otras Dune

Sobre Dune es bien sabido su destino. En 1984 sería estrenada la versión que David Lynch tanto odia, en el 2000 el canal SyFy adaptó el libro como una miniserie y finalmente, en 2021 se estrenó en cines lo que parece será la primera de dos partes dirigidas por Dennis Villeneuve.   

En la industria cinematográfica existe una larga lista de películas que nunca lograron ver la luz: el Napoleón de Stanley Kubrick o la extraña versión que Tim Burton quería contar sobre Superman, pero el caso de Dune de Jodorowsky es particular. Tal parece que sólo el Don Quijote de Terry Gilliam logró escapar de este grupo (que por cierto anda en Netflix). 

Si les interesa ver Jodorowsky’s Dune, lo encuentran sin problemas en YouTube.

******

https://www.youtube.com/watch?v=FpIBSjGnlNE


Acerca de Sarai Rosas Bautista 39 Articles
Soy Sarai Rosas Bautista, licenciada en Comunicación y Periodismo por la UNAM. Amo el cine, así que paso la mayor parte del tiempo aprendiendo sobre él. Disfruto viajar y ser una nerd.