Buñuel: su cine y carrera como director en México

Luis Buñuel llegó a México en 1946 y sin saberlo tomaría el país como su lugar de residencia hasta su muerte. Aquí realizó 21 películas de las 32 que integran su filmografía, entre las que destacan: Gran casino, Los olvidados, El gran calavera, Susana, El bruto, La ilusión viaja en tranvía, Subida al cielo, Abismos de pasión, Viridiana, Las aventuras de Robinson Crusoe, Nazarín, El ángel exterminador, Los ambiciosos y Simón del desierto.

Gracias a su permanencia, el cine mexicano viviría transformaciones estéticas y temáticas por lo que su aportación a la industria nacional es innegable.

Por este motivo la Cineteca Nacional abre las puertas de su exposición “Buñuel en México”, presentada en primera persona y enfocada precisamente en la estancia y obra del director en este país a través de carteles originales, fotografías inéditas, reproducciones de vestuarios, guiones originales, así como la Palma de Oro otorgada a Viridiana en el Festival de Cannes de 1961.

Luís Buñuel

La llegada de Buñuel a México

“Ha sido en México que me hecho profesional del cine. Antes no era más que un aficionado. Aquí aprendí el oficio”.

La llegada del director aragonés a México fue resultado del azar. Tras exiliarse de España a causa de la Guerra Civil, llegó a Estados Unidos a vivir y trabajar, sin embargo fue expulsado por rumores de ser comunista. La forma tan inesperada en su salida de Estados Unidos fue determinante para su estancia en México ya que ocurrió tras una escala de viaje a París.

Durante esta escala en México, el productor argentino Óscar Dancigers le propuso dirigir la película Gran casino (1947), la cual acepta sin dudarlo. El filme lo sitúa rápidamente dentro de la industria mexicana de cine y con ello comenzaría su etapa formativa como cineasta.

Buñuel se caracterizaría por rodajes de casi tiempo récord, sin embargo la calidad nunca desmerecía. Ejemplo de esto fue su segundo largometraje, El gran calavera (1949), realizado en tan solo 18 días, el cual gozó de mucho éxito entre el público y le concederían la nacionalidad mexicana al director.

Te puede interesar:  Mejores películas basadas en series

Los olvidados de Luís Buñuel

El mito de Los olvidados

“Comienzo Los olvidados, que si me sale bien, espero sea algo excepcional en la actual producción internacional. Es dura, fuerte, sin la más mínima concesión al público. Realista pero con una línea oculta de poesía feroz y a ratos erótica”.

El siguiente año realizó Los olvidados (1950), película no tan bien recibida por el público mexicano por su dura manera de retratar la pobreza y la miseria de la urbe. No obstante gracias al apoyo de intelectuales como Octavio Paz obtuvo el reconocimiento internacional, y el premio de Mejor director en el Festival de Cannes.

Los siguientes años fueron de mucha actividad pues en 1951 filmó Susana y La hija del engaño; y para 1952 presentó Una mujer sin amor, así como Subida al cielo, filme con el que regresó al Festival de Cannes. Terminaría el año con la filmación de la coproducción estadounidense Robinson Crusoe.

La carrera del cineasta continuó en 1953 con El bruto y Él, filme donde la locura y los celos son el motor del protagonista, interpretado por Arturo de Córdova.

Continuaría en 1954 con los largometrajes La ilusión viaja en tranvía, Abismos de pasión y El río y la muerte.

Viridiana, Palma de Oro en Cannes

Buñuel y su éxito en Cannes

“En efecto: todos mis personajes sufren un desengaño y cambian, sea para bien o para mal. Es el tema del Quijote, a final de cuentas”.

Durante 1955 estrenaría Ensayo de un crimen, película de comedia negra y en 1956 La muerte en el jardín, película franco-mexicana.

La complejidad y evolución de personajes se harían presentes primero en Nazarín (1958), un filme sobre un cura que más bien recuerda a una especie de Don Quijote; y donde hay una historia que gira entorno a la desilusión y el descubrimiento de la realidad. La película recibiría el Premio Especial del Jurado Festival Internacional de Cannes de 1959.

Te puede interesar:  Héroes: Paul Verhoeven

Por su parte Viridiana (1960) fue una obra subversiva que presenta la pérdida de la inocencia en un mundo donde la libertad y la justicia son prácticamente imposibles. Una película que con los años no deja de ser impactante, y que sería acreedora a la Palma de Oro en el Festival de Cannes.

Luis Buñuel en la Cineteca Nacional

Sellos del cine de Buñuel

“Casi todas mis películas tienen el tema de la frustración. Burgueses que no pueden salir de una habitación, gente que quiere cenar y todo se lo impide, un tipo que desea asesinar, pero falla. Es la distancia entre el deseo y la realidad. Intentar y fracasar”.

En su obra, varios fueron los temas que Buñuel persiguió rayando en la obsesión.

Por ejemplo como la anterior cita lo menciona, “el deseo frustrado” puede verse desde Un perro andaluz (1929) hasta en muchas de sus películas como El ángel exterminador (1962) que presenta a un grupo de burgueses en una cena que, por alguna inexplicable razón al finalizar, no puede abandonar la habitación.

O en Simón del desierto (1964), última película de su etapa mexicana, donde un hombre en penitencia es tentado por el diablo en forma de una bella mujer.

El erotismo también fue un tema recurrente para el director, como se puede ver en objetos que acompañaron su filmografía como los pies, las manos o los muslos de muchas de sus protagonistas; además de la constante presencia de animales.

Otro de los intereses del cineasta eran las imperfecciones, plasmadas a través de las personas como un ciego, tuerto o un enano.

 

Las que no te puedes perder:

Los Olvidados (1950)

6,7 y 8 de noviembre en Cineteca Nacional

Te puede interesar:  1999: El mejor año en la historia del cine

Es la película más conocida de Luis Buñuel durante su etapa mexicana y con la que ganaría el reconocimiento como Mejor Director en el Festival de Cannes.

Sin embargo no todo fue fácil para esta obra, pues gracias a su manera de plasmar la realidad nacional, solo duró un fin de semana en cartelera ya que incomodó a gran parte de la sociedad, incluída gente del cine como Jorge Negrete, perteneciente al Sindicato de Actores.

La película iba en contra de varios conceptos, pero sobretodo contrariaba la idea propagada por el Alemanismo donde ubicaba a México rumbo a la modernización. Además terminó con la concepción de la bondad como virtud inherente a la pobreza.

Es una obra que ha trascendido barreras temporales, y de lenguaje, y que forma parte del Programa Memoria del Mundo de la UNESCO.

 

Nazarín (1958)

15 y 17 diciembre en Cineteca Nacional

Con una fotografía impecable de Gabriel Figueroa y una fuerte carga simbólica; Nazarín presenta la historia de un cura en la época porfiriana, que al intentar proteger a una prostituta tiene que huir perseguido por la justicia. Durante esta huida su f será cuestionada invariablemente y su caridad tendrá consecuencias negativas.

 

Viridiana (1960)

22, 23 y 26 de diciembre en Cineteca Nacional

Filmada en una España Franquista y por ello calificada como “moralmente repugnante” Viridiana fue una película que rompió con todos los moldes establecidos, y elevó a su director al estatus de maestro del cine.

Un relato sobre una novicia completamente pura, pero al mismo tiempo ingenua, y por ello seremos testigos de como irá perdiendo la inocencia. Una especie de parábola donde la bondad de Viridiana está a prueba.

Imprescindible película, ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes.


Acerca de Paloma Cabrera 6 Articles
Tengo un Oscar en su casa, o por lo menos, trabajé en una película que ganó tres Oscares: Roma (en la parte de distribución) Soy egresada de la licenciatura de Ciencias de la Comunicación y realicé una Maestría en Estudios Fílmicos por parte de University College London (la misma universidad de Gandhi y Christopher Nolan). He trabajado en áreas de gestión cultural y de comunicación del Instituto Queretano de la Cultura y las Artes (IQCA), la Comisión de Filmaciones de la Ciudad de México y en la coordinación del área digital de Cinema23/Premios Fénix. Actualmente soy productora en Nort Films, y estamos a punto del lanzar nuestro primer largometraje documental.