Grita, te estamos filmando: terror aburrido de Netflix

Netflix acaba de lanzar Grita, te estamos filmando (Prank Encounters). Un show de cámara escondida en el que se realizan bromas pesadas asociadas con temas sobrenaturales y de terror. Desde sus primeros minutos recuerda en su formato a programas como Punk´d y Scare Tactics y cuyo nombre se pudo haber ajustado a Bosteza, te estamos aburriendo, sólo porque la gente de marketing de Netflix se dio cuenta a tiempo de que ese nombre, aunque describe bien el producto, no vende.

 

Un refrito de Scare Tactics

De las primeras cosas que ,aquellos quienes vimos televisión a principios de la década de los 2000 nos pudimos percatar con Grita, te estamos filmando es que este programa se parece sospechosamente a Scare TacticsEn aquel programa un grupo de actores envolvían a una víctima en una situación de horror con el propósito de provocarles  el susto de sus vidas.

Esta similitud se explica que los productores ejecutivos de Scare Tactics son los mismos que ahora están detrás de Grita, te estamos filmando de Netflix.

El formato de Scare Tactics, a lo largo de sus cinco temporadas, contó con un presentador encargado de introducirnos a cada una de las cuatro bromas formaban parte de un episodio. En  Grita, te estamos filmando, busca distinguirse por contar con un presentador (Gaten Materazzo, Stranger Things) que además hace las veces de orquestador de la broma. Sin embargo, este recurso no resulta novedoso pues 15 años atrás ya existía Punk´d, conducido atinadamente por Ashton Kutcher.

Grita te estamos filmando de Netflix


Terror con cámara escondida

A diferencia de Punk´d, en el cual el trabajo de edición y la habilidad de Ashton Kutcher convencían al espectador de que el actor de That ´70s Show movía los hilos de la broma en cuestión. La inexperiencia de Gaten Materazzo y la propia edición del programa no permiten que el espectador compre la idea de que el chico de Stranger Things, por agradable y carismático que sea, tiene el control de la broma.

Te puede interesar:  The Irishman, o la suma de todas las obsesiones

Otra de las novedades de Grita, te estamos filmando, es que en lugar de haber una víctima por broma ahora son dos víctimas, desconocidas entre sí, las que pasarán un mal rato frente a las cámaras. El problema es que la broma se alarga: 25 minutos por episodio, para un total de ocho episodios.

Aunque visualmente los valores de producción de Grita, te estamos filmando lucen como 2019, la idea general del show grita 2003.

Si aún así hay quien quiere darse un clavado en el show, estos son los tres mejores capítulos y por los cuales valdría la pena comenzar:

Grita, te estamos filmando

Mejores episodios de la serie

  1. Episodio 8: Fiesta siniestra

Este es el único episodio de la serie en el que Gaten Materazzo se suma como uno de los actores alrededor de la broma.

En ella las víctimas creen estar en la fiesta del cumpleaños número nueve de Stacy, con la estrella de Stranger Things como invitado de honor, sin embargo, lo que les espera es una verdadera situación de horror.

 

  1. Episodio 2: Al final del camino

Una carretera, aparentemente en medio de la nada, se convirtió en el escenario para una broma que puso a temblar a sus víctimas cuando acuden a investigar los secretos de “la curva de la muerte”, un lugar en el que en últimas fechas se ha elevado el número de siniestros automovilísticos a causa de una extraña fuerza, o ser, de la naturaleza.

 

  1. Episodio 5: Campamento del terror

Las actuaciones convincentes por parte de los realizadores de esta broma, así como las reacciones de las víctimas, hacen de este el mejor capítulo de la serie.

Te puede interesar:  Contenido para niños en Netflix, Amazon Prime y HBO

En él, los nuevos consejeros de un supuesto campamento que tiene la reputación de haber sido un lugar sacudido por la tragedia se enfrentarán con la locura humana y, quizás, con algún ser sobrenatural.


Acerca de Raúl Orozco 12 Articles
Politólogo y maestro en políticas públicas, entusiasta de los deportes y el cine. Gozo ser testigo de la capacidad creativa de quienes se dedican a contarnos historias, así como conversar y escribir sobre ello.