Crónicas del TIFF Día 3: Parasite, Giles y Winterbottom

Un resumen de las películas que hemos visto en el Festival de Cine de Toronto

Parasite

La ganadora de la Palma de Oro 2019, se convirtió en una obra de culto asiática. El cine coreano se consolidó en nuestra ciudad como una de las alternativas fílmicas con mayor exposición fuera del circulo comercial y Parasite ha sido el exponente más relevante. El análisis sobre dos familias de diferentes estratos económicos que conviven en una misma casa, posee una fracción de misterio y otra de crítica social.

Te puede interesar:  Crónicas del TIFF Día 1: Lighthouse, Malick y Amenabar

 

La Odisea de los giles

No hay mejor combinación en el cine latinoamericano que tener a Ricardo Darín en cualquier película argentina.
Esta película basada un poco en un hecho real ocurrido durante la crisis financiera a inicios del Siglo XX, es una mezcla entre una comedia costumbrista y una heist movie.
Una venganza completamente deliciosa.
Los giles es la película argentina más taquillera de la historia y se trata sobre un un pueblo que es engañado y le quitan todos sus recursos, entonces, unidos tratan de volver a tomar aquello que les pertenece. Liderado por Darín y por otras leyendas del cine argentino, brinda ejemplo de un buen entretenimiento que todavía se puede hacer en nuestro continente.
Te puede interesar:  Crónicas del TIFF Día 2: Portrait, Andrés Wood y Satrapi

Sound of Metal

Una de las grandes sorpresas del Festival de Toronto.
La película trata sobre un baterista que poco a poco empieza a perder el oído y cómo tiene que lidiar con este cambio de destino. Qué hacemos cuando creemos que ya no servimos o no tenemos un lugar en este universo.
Lo que más me llamó la atención fue que toda la película tenía subtítulos para todas aquellas personas que al igual que el protagonista, tienen tienen problemas para escuchar y más allá de pensar que es un recurso de inclusión, en realidad es una forma también de percibir el cine más allá de un medio audiovisual, también es un canal transmitir sentimientos.

 

Te puede interesar:  Crónicas del TIFF Día 4: Feldstein, Delpy y cine argentino

 

-Publicidad-

Greed

Pocos cineastas son capaces de realizar una denuncia social y al mismo tiempo, crear una película memorable y divertida.
Y eso logra Michael Winterbottom en su última película. El director inglés toma como inspiración a diferentes magnates de la industria de la moda y lo transforma en un personaje caricaturesco.
El protagonista es Steve Coogan y más allá de ser una es una sátira, es un estudio de la la avaricia (de ahí el nombre) y cómo repercute en diferentes partes de la sociedad, así como nuestra necesidad de ser vistos y reconocidos
Te puede interesar:  Crónicas del TIFF Día 5: Marriage, Laundromat y Copperfield