Tall Girl: bullying de altura hecho película

tall-girl

Busquemos a una joven actriz rubia, de ojos azules, delgada nivel fitness, rostro simétrico, piernas largas, bailarina profesional, cantante, que haya trabajado como modelo y que mida, sin tacones, 1 metro 86 centímetros. ¿Qué papel le vamos a dar en la nueva comedia romántica de Netflix? ¡Claro! El de una adolescente a la que le hacen bullying porque es muy alta.

Tall Girl (Nzingha Stewart, 2019) sigue todos los convencionalismos de las teen movies. Está el galán, simpático, bonachón y guapísimo por quien queda flechada nuestra protagonista, el amigo eternamente enamorado de ella, la amiga incondicional y, no podía faltar, la antagonista: linda, bonita y embustera, mucho mejor que esa jirafona insípida.

Te puede interesar:  Big Mouth: la serie más cochina de Netflix

La película cuenta la historia de Jodi (Ava Michelle) la chica más alta de la escuela, que se siente marginada por el tamaño de su cuerpo. Vive esquivando burlas e intentando pasar desapercibida, segura de que sólo podrá enamorarse si conociera a alguien más alto que ella. Ese alguien es Stig (Luke Eisner), un estudiante sueco de intercambio que de inmediato se vuelve el dulce deseado por todas en la escuela.

Eso desata los celos de Jack (Griffin Gluck), el friendzoneado amigo de Jodi que, al sentirse amenazado por el sueco, comienza a boicotear la posible relación de su amiga con el extranjero, quien tiene una relación con Kimmy (Clara Wilsey), la chica popular de la escuela, así que triángulo, o cuadrángulo o tetraedro amoroso. La cosa se va complicando innecesariamente conforme la película avanza.

-Publicidad-

Obsesión por el cuerpo

¿Qué pasa tío Netflix? El año pasado la comedia romántica fue Dumplin‘, sobre una chica obesa, a quien le ponen como mamá a Jennifer Aniston, y que para protestar se inscribe en un concurso de belleza. En la serie Insatiable, también de 2018, otra chica obesa adelgaza porque, literalmente, le cosen la mandíbula y de allí se desata una comedia, también sobre concursos de belleza, que parece alentar el bullying. Ahora, el problema es ser alta. Muy alta y ¿cómo iban a faltar?, ¡también hay concursos de belleza incluidos!

¿De verdad es posible que a una mujer bella la sigan queriendo hacer pasar por víctima de bullying quitándole el maquillaje y poniéndole ropa que no le favorece? ¿Puede el cuento del patito feo seguir contándose, acondicionándolo a la época con un discursillo más o menos políticamente correcto?

Netflix ha hecho cosas magníficas, pero muy pocas comedias románticas medianamente inteligentes. Tall Girl no es una de ellas. Si te gustan las películas de este tipo, no te reprimas, quizá ésta también, pero no esperes nada nuevo ni sorprendente.