Repo Man: la edición Criterion

repo-man

Repo Man es una historia más de esas en la que una película no es bien recibida en su momento y que con el paso del tiempo se vuelve una cinta de culto. Sin embargo, la historia en Repo Man no es una historia cualquiera ni en sus formas ni en su esencia. Con una estética visual propia y una combinación de temas y géneros que a cualquier director pudo haber metido en dificultades, Alex Cox se las ingenió para llamar la atención en su debut como director. A continuación te compartimos los detalles de la edición Criterion de este aclamado filme.

El filme

La convención sugiere que las etiquetas sirven para distinguir entre las cosas. En su debut como director Alex Cox metió en problemas a todo aquel interesado en etiquetar a su película Repo Man (1984). Esta historia en la que convergen el punk, la ciencia ficción y la comedia encuentra su eje en el misterioso contenido de la cajuela de un Chevy Malibu 1964.

Otto (Emilio Estevez) interpreta a un joven punk que acaba de perder su empleo cuando se encuentra con Bud (Harry Dean Stanton) quien lo engaña para llevarse un carro del que no es dueño. Otto se entera de que Bud es un repo man, es decir, un hombre que se dedica a recuperar los autos de manos de las personas que dejaron de pagar sus créditos. Pronto Otto transita de una posición antisistema a ser un verdugo del capital.

-Publicidad-
Te puede interesar:  Retrato de una mujer en llamas: la edición Criterion

Bud, Otto, el FBI  y otros recuperadores de autos se lanzan a la búsqueda del Chevy Malibu en el que hay indicios de vida extraterrestre. Así, el guión de Alex Cox realiza una crítica a la sociedad del consumo disfrazada en una disparatada comedia cargada de memorables líneas y destacadas actuaciones.

Y a pesar de ello, Repo Man le debe la vida a su soundtrack encabezado por Iggy Pop. No solo significó el complemento perfecto a la identidad visual de la película, sino que la regresó a los cines. A una semana de su estreno Universal decidió retirarla de las salas, pero se vio obligado a volver a proyectarla dadas las altas ventas del soundtrack. Una película de culto nacía.

El material adicional

La edición Criterion de Repo Man acompaña a la cinta con una versión comentada por su director y la versión para la televisión. En los comentarios de la cinta Cox hace equipo con por los productores de la misma para compartir detalles técnicos y anécdotas alrededor de su ópera prima.

Aunado a ello se integra una conversación en la que Alex Cox y los productores del filme recuerdan, a casi tres décadas de distancia, la tarea de filmar una película de la extravagancia de Repo Man. Otra entrevista con el mismo objetivo se realizó con algunos de los actores secundarios del filme y de los responsables de la música del mismo.

Iggy Pop es también entrevistado sobre lo que significó para él participar en esta película. Repo Man representó no sólo su inserción en la tercera ola del punk, sino que Cox, un entonces desconocido, llegó a Iggy Pop en un momento difícil de su carrera y se levantaron juntos. 

Por último, la edición Criterion de esta cinta cuenta con una entrevista a Harry Dean Stanton titulada Harry Zen Stanton realizada por Peter McCarthy en 2006. En esta charla Stanton, de manera temperamental, esboza algunos conceptos sobre el nihilismo, el individualismo y el budismo mientras repasa su carrera. Con Zapata de fondo y su guitarra al lado, habla de los directores con los que trabajó y se asoman algunas diferencias con Alex Cox en la filmación de Repo Man.

El ensayo

El responsable de escribir el ensayo para la edición Criterion de Repo Man fue el novelista Sam McPheeters. En A Lattice of coincidence el autor profesa su cariño por la cinta y su admiración por lo logrado en ella por Cox. Repara, primeramente, en la dificultad de armar y vender una película sobre “un apocalipsis sin juicio final, una película punk sin concierto, una historia de ciencia ficción con menos de 10 segundos de aliens”. Es decir, todo lo que le otorga al filme su originalidad.

Para McPheeters sigue siendo un misterio cómo un estudio del tamaño de Universal fijó su atención en dicha historia. En un momento en el que los grandes estudios apostaban por fórmulas conocidas y empujaban los blockbusters, Repo Man encontró un espacio. Sin embargo la cinta no fue bien recibida durante su estreno y le tomó tiempo, y difusión de su soundtrack, para hacerse de su público.

Además de presentar el recorrido de Repo Man  desde su producción hasta convertirse en una película de culto, McPheeters escribe sobre la influencia de ésta y su legado. El autor asegura que la cinta debut de Cox ha permeado en el mundo del cine de manera difusa, como lo es su propio género. Al final de sus argumentos el autor se pregunta, con una mezcla de orgullo y molestia “¿Por qué no pueden ser más películas así?”


Acerca de Raúl Orozco 47 Articles
Politólogo y maestro en políticas públicas, entusiasta de los deportes y el cine. Gozo ser testigo de la capacidad creativa de quienes se dedican a contarnos historias, así como conversar y escribir sobre ello.