Después del Cine: The Shining, el clásico de Kubrick

Hay películas que al terminar de verlas nos acompañan de tal manera buscamos otros artefactos que nos hagan seguir en el sentimiento que muchas veces no nos deja aún después de los créditos finales. Después del Cine es un espacio de recomendaciones que buscan complementar la experiencia del cine.

Así, inauguramos esta sección una cinta muy ad hoc para estos tiempos de cuarentena. Prevenidos están.

LA PELÍCULA

The Shining (1980)

Director: Stanley Kubrick

-Publicidad-

Protagonistas: Jack Nicholson, Shelley Duvall, Danny Lloyd.

Durante mucho tiempo, esta adaptación de Stanley Kubrick a la legendaria novela de Stephen King era considerada un producto tan menor dentro de la filmografía del legendario cineasta que aún siendo un éxito en taquilla, las críticas menospreciaban la cinta calificandola como una burda cinta de terror que hasta nominaciones a la frambuesa de oro obtuvo (a peor actriz y PEOR DIRECTOR) además de inaugurar al Jack Nicholson desbordado que hasta la fecha tenemos en la gran pantalla.

Pero el tiempo puso todo en su lugar: hoy “El Resplandor” es una de las cintas fundamentales dentro de la historia del cine de terror y un reflejo, sobre todo en estos tiempos de cuarentena, de los riesgos de quedarnos encerrados en compañía de nuestros fantasmas.

La historia es por todos sabida: La familia Torrance (el fracasado padre Jack, la angustiosa madre Wendy y el extraño y telepático hijo Danny) quedan aislados por la nieve dentro del malévolo hotel Overlook y lo que iba a ser un trabajo temporal se convierte en un descenso a la locura y los ecos del pasado que no dejan de resonar en sus paredes.

Aún cuando Stephen King odió la adaptación, lo cierto es que El Resplandor se ha coronado como una de las cintas más influyentes y parodiadas dentro de la cultura popular, con una estética cercana más al de una instalación de arte que se ha encargado de influir tanto al cine que vino después cómo a experimentos sonoros que tienen un mensaje claro: no porque hayas dejado al Overlook el Overlook te ha dejado a ti.

Te puede interesar:  Doctor Sleep, la ¿secuela? a The Shining

¿QUÉ LEER?

“KUBRICK RED” de SIMON ROY

the Shining_Kubrick-Red

Son pocas las cosas que el crítico cultural Simon Roy recuerda de su infancia pero una de ellas es la primera vez que vio “El Resplandor”. Roy tenía 10 u once años y en medio del zapping ahí estaba la película, con un título en francés -“L’enfant Lumière”- que le recordaba a El Principito. El niño se quedó mirando, sin saber que casi dos décadas después los enigmas planteados por Kubrick lo seguirán acosando al tiempo que hacían eco sobre tragedia personal que lo marcaría por siempre.

Mucho se ha escrito sobre The Shining pero nadie se ha acercado a lo que el autor de este libro nos muestra. Bajo el lema “Uno no escoge sus recuerdos”, Kubrick Red es parte memorias, parte análisis sesudo de una de las obras maestras del terror, parte radiografía de una obsesión y siempre ensayo sociológico sobre una película cuyo brillo no cesa de aumentar. Roy empalma perfectamente la historia de la película con la obsesión de su tragedia familiar sin que en ningún momento resulte pesado el intentar responder una pregunta ¿por qué siempre se vuelve al Overlook, por qué se expande?.

 

¿QUÉ ESCUCHAR?

“A STAIRWAY TO THE STARS” de THE CARETAKER.

Una de las cosas que más se quedan con nosotros terminado “El Resplandor” es su música. No me refiero a su magnífica banda sonora compuesta por Wendy Carlos y Rachel Elkind, sino a ese jazz fantasmagórico que llena el salón dorado del Hotel Overlook, donde siempre es campanadas ántes de año nuevo. Campanadas que nunca terminan y que se funden con el sonido de una orquesta que ahí estuvo y ahí queda

De esta obsesión, de esta idea del futuro cancelado y al mismo tiempo oscilante es que Leyland Kirby, bajo el pseudónimo de The Caretaker (You have always been… The Caretaker… decía un espectral Delbert Grady a ún Jack Torrance abrazando la locura), ha desarrollado una carrera musical donde sonidos jazzísticos y orquestales que no cuesta imaginar sonando dentro de la cinta de Kubrick se convierten, a través del eco, reverb y scratch, en sonidos lejanos, ajenos a un presente o una idea de moda.

De su magnífica discografía, vale la pena rescatar este disco “A stairway to the stars” que convierte la mística del overlook en una instalación sonora que no pierde la capacidad de inquietar e incomodar.

 

¿QUE VER?

“ROOM 237” de RODNEY ASCHER.

Delirante documental que por momentos parece que cuenta con el Agente Fox Mulder como guía, ROOM 237 (en honor a esa habitación maldita que desata la primera probada del infierno a sus protagonistas) es un documental obsesivo en el mejor de los sentidos.

¿Metáfora sobre el holocausto? ¿Alegoría del exterminio indio en manos del hombre blanco? Pocas cosas han dado lugar a tantas interpretaciones como The Shining, y aquí Ascher reúne a fans, paranoicos y teóricos para reinterpretar una de las piedras angulares dentro del género de terror.

¿Confuso? Si. ¿Absorbente? También.

The Shining_Room_237