Eurovision Song Contest: The Story of Fire Saga, una comedia para pasar el rato

Will Ferell está de regreso con otra comedia disparatada pero disfrutable, Eurovision Song Contest: The Story of Fire Saga.

eurovision

Durante los últimos meses hemos atestiguado la cancelación de todos aquellos eventos programados para este 2020, entre ellos el Festival de la Canción Eurovision, un concurso muy popular en el viejo continente (pos acá no estamos tan familiarizados con él).

En este han participado figuras como Olivia Newton-John, Céline Dion (aunque ella es canadiense, representó a Suiza) y la agrupación sueca ABBA.

Este año, los fanáticos de dicho certamen han tenido que conformarse con Eurovision Song Contest: The Story of Fire Saga (sí, todo eso es su nombre), la nueva película original de Netflix ya está disponible en la plataforma.

-Publicidad-

La historia sigue a Lars (Will Ferrell) y a Sigrit (Rachel McAdams), dos músicos islandeses que intentan sin mucho éxito participar en Eurovision. Para él se trata de su más grande sueño. Ella, en realidad, sería feliz viéndolo feliz a él.

Si bien no son tan malos, difícilmente serían elegidos para formar parte del concurso. Por una serie de circunstancias bastante particulares, su dueto termina representando a su país en dicho evento.

Te puede interesar:  Mucho Mucho amor: La Leyenda de Walter Mercado

Humor ñoño

No podría decir que The Story of Fire Saga sea una mala película, en todo caso es boba.

Por un lado, el humor es todo a lo que nos tiene acostumbrados Will Ferrell. Su personaje es ñoño y extremadamente torpe. Sus chistes llegan a sentirse simplones y, en algunas ocasiones, hasta anticuados.

Puede que sea un estilo que guste a muchos (no por nada es un actor muy querido) pero, en lo personal, es una comedia con la que no logro enganchar. Aunque, debo reconocer que me gusta su trabajo en Melinda and Melinda (Woody Allen, 2004) y en Stranger than fiction (Marc Foster, 2006).

Otro punto en contra es la forma en que pintan a los islandeses, casi como si se tratará de aldeanos ingenuos. Algo muy gringo de parte del guion (en el que participó el propio Ferrell).

eurovision-netflix

Pese a ello, este título dirigido por David Dobkin, tiene momentos que provocan algunas risas, como por ejemplo, el rolling gag sobre si ambos personajes podrían o no ser hermanos.

Si alguien es responsable de que la película logre caminar, es Rachel McAdams, quien con su encanto es capaz de entregar a una Sigrit igual de boba pero más adorable y, al parecer, mucho más talentosa en el escenario (aunque habrá que aclarar que la voz que escuchamos pertenece a la cantante sueca Molly Sandén). Incluso, el personaje de Dan Stevens (el egocéntrico cantante ruso Alexander Lemtov), llega a ser bastante simpático.

Hay que destacar también ese paseo en bicicleta que los personajes realizan por las calles de Edimburgo. Dan ganas de conocer esa ciudad.

Algo que genuinamente me provocó esta película de Netflix fue preguntarme si el concurso real es tan extravagante como lo pintan, lo que me llevó a YouTube y al parecer, efectivamente, puede serlo.

Con todo lo ridícula que puede ser Eurovision Song Contest: The Story of Fire Saga, resulta una opción no tan mala para desconectarse por un par de horas y olvidarse de la locura en la que está el mundo por ahora.


Acerca de Sarai Rosas Bautista 26 Articles
Soy Sarai Rosas Bautista, licenciada en Comunicación y Periodismo por la UNAM. Amo el cine, así que paso la mayor parte del tiempo aprendiendo sobre él. Disfruto viajar y ser una nerd.