Las peores películas mexicanas

Recordamos las peores películas mexicanas. La lista es larga, pero en esta ocasión nos obsesionamos por obras de finales del siglo XX que mezclaban una muñeca diabólica (que no es Anabelle), una orca famosa (que sí era la de Liberen a Willy) y tres amigos sin talento que realizaban bromas en Acapulco.

 

La risa en vacaciones de las peores películas mexicanas

LA RISA EN VACACIONES

Tres “amigos” viajan a Acapulco a realizar una serie de bromas (filmadas en cine) que ponen en tela de juicio la moral de los vacacionistas. Sus bromas, precursores lamentables del 95% de Youtubers mexicanos (no se llaman generadores de contenido) eran mal actuadas y absurdas.

-Publicidad-

¿Recuerdan un jaguar en un baño o un billete que a media calle que era jalado por un hilo?

Esta franquicia no sólo lastimaba nuestro I.Q., si no que nos hizo desconfiar de las personas con los brazos enyesados o invidentes. Cada cinta era narrada por la voz de un pseudo Cantinflas (seguro, Carlitos Espejel) quien relataba las reacciones de las “víctimas”.

La Risa en vacaciones es uno de los mayores pecados del cine mexicano.

Qué asco.

 

Te puede interesar:  5 armas famosas del cine de terror

 

VACACIONES DE TERROR

Lo único que tenía de terror esta mala película mexicana, eran las actuaciones y una pésima producción, digna de una festival escolar del Día de la primavera. 

Sin embargo, todos aquellos que tuvimos la mala suerte de crecer antes de 1993 y caímos en sus redes televisivas durante una función nocturna del Canal 9, siempre vamos a recordar esta película por una detalle en particular: el alma de una bruja atrapada dentro de una muñeca tétrica, la cual cada vez que movía los ojos, producía alguna calamidad a una familia que vacacionaba en una casa en obra negra, en medio de un bosque erosionado. 

Películas de terror mexicanas de este calibre, fueron responsables de nuestros traumas de la infancia.

Y no por miedo, sino por el afro que cargaba Pedro Fernández, quien era atormentado por la muñeca.

En análisis poco minucioso, también era perceptible que los efectos especiales eran decrépitos:  la sangre es catsup, las serpientes son de plástico y el fuego, bueno… este sí era real, pero aún así parecía un prop de papel celofán.

(Si alguna película merece un remake, debe ser Vacaciones de terror 1 y 2. Porque claro que hubo una secuela).

Te puede interesar:  Casablanca: los secretos de la mejor película de la historia

 

Keiko en peligro de las peores películas mexicanas

KEIKO EN PELIGRO

Greenpeace hubiera sido muy infeliz con esta película, igual que nuestro sentido común. Una cosa es realizar una película para el público infantil, pero otra muy diferente fue sentir una lobotomía al recapitular la sinópsis de esta cinta: unos aliens llegan a la Tierra para rescatar a Keiko… ¡porque él también es un extraterrestre y está enfermo! Entonces lo buscan en Reino Aventura (yeap, Rei-no-A-ven-tu-ra), donde un niño alien se clona y luego se infiltra dentro de un familia y después, usando sus mejores poderes telepáticos dignos de Matilda, se escabullen dentro del poor mans version de Six Flags México.

Y fue entonces cuando aprendimos una lección que destruyó nuestros sueños (como la verdad sobre Santa Claus): un parque de diversiones es un lugar muy peligroso durante las noches.

 

Te puede interesar:  Los mejores personajes de Tarantino

 Esta película fue creada por uno de los peores directores en la historia: René Cardona III (responsable de Vacaciones de Terror, El día de las sirvientas y Atrapados en la coca). La iluminación era tan pero tan deplorable que Zamorita (si no ubicas a este actor morenazo, googlealo) era invisible durante las escenas nocturnas. Sólo se veía una silueta borrosa, que apenas se distinguía cuando sonreía.

Keiko fue precursor del “Nuevo Cine Mexicano” de finales del siglo pasado, al ser un embajador del talento nacional, aunque él era de Islandia; sin embargo como Lin May, Luis Miguel, Chavela Vargas o Juan Pablo II su corazón era mexicano. Después incursionó en Hollywood con su Liberen a Willy. Toma eso, Salma Hayek

 

 

¡Hola¡ En Filmsteria no solamente hablamos de cine, ahora también lo escribimos. Amamos compartir nuestro amor por la cultura pop, las películas y series. Sabemos que esta pasión es parecida a la de muchos de ustedes, por lo cual los invitamos a formar parte de este proyecto. Si quieres colaborar con nosotros, mándanos un mail a contacto@filmsteria.com Esta es una oferta que no podrás rechazar.