The Laundromat: Netflix y el escándalo de los Panama Papers

The Laundromat, la más reciente cinta de la dupla conformada por el cineasta Steven Soderbergh y el guionista Scott Z. Burns, presenta una mirada hacia la intrincada trama del escándalo fiscal de los Panama Papers. 

Este crimen sacudió al mundo entero en 2016 y en el cual se vieron involucrados políticos, empresarios y todo tipo de celebridades.  The Laundromat logra sortear de manera exitosa la tarea de manejar con claridad casi pedagógica un tema que resulta complejo y ajeno.

Sin embargo, tropieza al entregar un producto de entretenimiento que puede ser calificado como irregular.

Con el sello de Steven Soderbergh

Soderbergh y Burns han realizado cintas con tintes políticos (The Informant!, Contagion y Side Effects), por lo cual no es de extrañar que hayan visto en el libro Secrecy World, de Jake Bernstein, un móvil para trabajar en una historia alrededor del dinero, la corrupción y la codicia. Lo interesante fue cómo podrían aderezar The Laundromat con un fantástico sentido del humor.

Para introducir al espectador en el enmarañado mundo de los Panama Papers, Soderbergh se sirve de las figuras de Jürgen Mossack y Ramón Fonseca.

Estos hombres eran socios de la firma de abogados de la que se filtraron más de 11 millones de documentos que relevaban cómo sus clientes escondían fortunas en paraísos fiscales. Ambos son interpretados satíricamente por Gary Oldman y Antonio Banderas.

La manera en la que están escritos, con una mezcla de cinismo y encanto, y rompiendo la cuarta pared, otorgan los mejores momentos de la película. Cuando Balderas y Oldman no se encuentra en pantalla, el filme pierde fuerza.

Te puede interesar:  Había una vez en Hollywood, nuestra crítica

The Laundromat

Banderas, Meryl Streep y Oldman

The Laundromat, narrativamente se compone de pequeñas historias insertadas en el relato del escándalo global. El guion no logra sostener el ritmo ni despertar el interés que se alcanza cuando Mossack y Fonseca toman el control del filme.

Aunado a ello, Meryl Streep cumple con creces la tarea encomendada que comienza con el papel de una mujer que acaba de perder a su esposo en un accidente. Esta situación que la llevará a seguir la ruta del dinero luego de enterarse que no va a poder cobrar el seguro de vida de su pareja.

El filme se empeña tanto en explicar y denunciar  los Panama Papers que cuando abandona esa órbita, por irónico que parezca, el interés en la historia desciende.

El objetivo de entretener se pierde y se transforma en un filme aburrido.

The Laundromat crece cuando los personajes de Oldman y Banderas abordan temas de economía y finanzas con la astucia, el ingenio y la sencillez que les proporciona el guión de Burns y la mirada de Soderbergh.

 


Laundromat: una clase de economía en el cine

Sorpresivamente, pero no de manera improvisada, Mossack y Fonseca se convierten en divulgadores de conocimiento y humor.

Son profesores de economía y finanzas que cualquiera habría deseado tener. Logran hablar con denuedo de la evolución del dinero de lo tangible hacia lo intangible: vacas, oro, papel moneda y crédito.

La película, además, explica qué son los impuestos, las empresas fantasma, la elusión y la evasión fiscal. The Laundromat logra conectar este crimen monetario en distintos lugares geográficos tan distantes como Panamá, Delaware, Los Ángeles, Chongking y el Caribe.

Te puede interesar:  El Camino: ¿epílogo, fan fiction o cine?

Es ahí cuando The Laundromat encuentra sus mejores momentos, aunado al sorpresivo e ilustrativo final de la película, en el cual Soderbergh y Burns dejan ver al que consideran el verdadero villano de esta historia.

The Laundromat ya se encuentra disponible en Netflix.


Acerca de Raúl Orozco 9 Articles
Politólogo y maestro en políticas públicas, entusiasta de los deportes y el cine. Gozo ser testigo de la capacidad creativa de quienes se dedican a contarnos historias, así como conversar y escribir sobre ello.