Promising Young Woman: empoderamiento tergiversado

Promising-young-woman

Confundir el empoderamiento femenino con la venganza es un territorio peligroso. En Promising Young Woman, Cassandra (Carey Mullingan, nominada al Oscar por este papel) es una chica que al perder a su mejor amiga después de una agresión sexual, decide tomar la «justicia» en sus manos y visitar bares y discotecas fingiendo estar intoxicada para así encarar a hombres que buscan pasarse de la raya con ella.

De esta manera, el filme daría pistas de ser una historia de venganza donde Cassie busca redimir a su mejor amiga, pero poco a poco, la cinta termina convirtiéndose en un cliché sobre el empoderamiento femenino.

 

-Publicidad-

Los problemáticos hombres

La premisa no deja de ser interesante, se mofa de uno de los «tipos» de hombre más conflictivos y peligrosos que existen: el que cree que no hace nada malo. La película nos muestra como Cassie se involucra con hombres que no parecieran ser violadores o abusivos: son hombres guapos, con buenos trabajos o incluso «nerds» que pareciera que no rompen ni un plato. Sus comportamientos abusivos son desapercibidos por ellos mismos, ilustrando el terrible problema de la ignorancia que se tiene por parte de ellos hacia sus propias conductas abusivas.

Te puede interesar:  The Father: notable ejercicio fílmico con un impresionante Anthony Hopkins

La venganza femenina

Si la Promising Young Woman se hubiera quedado ahí y jugara desde la sátira o la comedia negra, habría sido una película ligera pero que al menos haría visible este tipo de comportamientos masculinos.

Los inconvenientes inician cuando la directora y escritora Emerald Fennell comienza a transformar a Cassie en una «badass» inquebrantable, llena de contactos y habilidades vengativas. Y claro, esta mujer tiene que ser, por supuesto, muy bonita.

Cassie busca la justicia que su amiga no tuvo debido al sistema que protege a los abusadores. Pero pareciera que ella y el filme se olvidan de el motivo principal de esta venganza. Llega un punto en el que Cassie ya no parece que lo haga por «vengar» a su amiga, si no más bien para sanarse a ella misma, ya que el climax de la película comienza hasta que Cassie es atormentada por un suceso que le afecta a ella directamente (que sería un spolier comentar).

Te puede interesar:  Relic: el horror de la vejez y la demencia

Promising-young-woman-Carey-Mulligan

El final anticlimático

Y es por eso que el final se siente bastante anticlimático. La venganza se convierte en pérdida cuando se vuelve autodestructiva. Sin entrar en detalles, la «vuelta de tuerca» del final deja mucho que desear, ya que la justicia se vuelve sinónimo de autodestrucción. Al final todos pierden y pareciera que es imposible sobrellevar el trauma de un abuso. La cereza del pastel es cerrar la historia con tono «gracioso» o satírico, casi banalizando el terrible infortunio del personaje principal.

Promising Young Woman deja mucho que desear. Su problema inicia cuando no se decide el tono de la misma y divaga entre la comedia y el drama, con música y encuadres pretenciosos. De ahí, al querer profundizar en el tema del abuso, se revuelve y termina ejemplificando acciones dudosas para mostrar el empoderamiento femenino.

Si bien cuenta con excelentes actuaciones, en especial de Carey Mulligan, se queda al final del camino sin realmente aportar algo nuevo a este tipo de historias que tanto hacen falta en la pantalla grande.