Karate Kid: las 10 mejores escenas

Karate Kid es un fenómeno de la cultura pop, de un ícono de la década de los 80. Su legado produjo tres secuelas directas, un remake espantoso en 2010 y hace un año, estrenó la serie Cobra Kai, la cual sí fue una muy grata sorpresa, tomando de premisa cómo la vida de Johnny fue arruinada luego de que Daniel se entrometiera en ella.

(Y sí, estoy seguro que esto se lo debemos a Barney Stinson)

Karate Kid estrenada en 1984 y dirigida por John G. Avildsen (sí, el mismo que filmó Rocky), significó un parteaguas en el cine juvenil, gracias a su trascendencia cultural, a la química impresionante entre sus dos protagonistas (Ralph Macchio y Pat Morita), a la mezcla musical entre hits ochenteros y melodías con instrumentos de cultura japonesa.

Más allá de ser una cinta deportiva, era fácil identificarte con algunas situaciones que atraviesa Daniel LaRusso y a las emocionantes secuencias de acción dentro de la cinta. Es por ello que a sus 35 años de estreno hemos decidido recordar los mejores momentos de la película original.

1 – La fiesta en la playa

Daniel, recién llegado a California logra hacer amigos rápidamente. Va a una fiesta en la playa donde juega fútbol y conoce a Ali, una joven rubia y hermosa (Elisabeth Shue, de quien debo confesar que yo sigo enamorado).

Inmediatamente los dos conectan y comienzan a hablar hasta que Johnny Lawrence (el estereotipo del villano ochentero: en alto, fornido y rubio) y sus amigos de último año, llegan a la playa, con todo el look bad ass: en motocicletas y con música llena de guitarras eléctricas y sintetizadores a todo volumen.

Ahí, luego de la discusión entre Johnny y Ali (ocasionada por un radio ochenterísimo), Daniel decide entrometerse y descubre que su contrincante es un experto en artes marciales, especialmente, en karate.

Así nace la enemistad de ambos. Y una de las rivalidades más famosas del cine.

 

 

2 – Cobra Kai: sin dolor, sin piedad

Si algo hace bien Karate Kid, es crear una atmósfera de total peligro alrededor de Johnny y sus amigos.

La razón: gracias a la secuencia en la que Daniel encuentra un dojo de karate donde imagina que puede entrenar para vengarse/protegerse del peligro que representa Johnny. Sin embargo, al entrar al dojo Cobra Kai, descubre que ahí es donde entrena Johnny.

El tema de Cobra Kai es “Sin dolor, sin piedad” gritado con furia por todos los alumnos orquestados por un profesor extremadamente rudo, veterano de la Guerra de Vietnam.

Te puede interesar:  The Righteous Gemstones: comedia de cultos religiosos

En ese momento nosotros sentimos el mismo terror que Daniel: nos damos que está completamente solo.

 

3 – La fiesta de Halloween

En la fiesta de Halloween, Miyagi le fabrica un disfraz a Daniel de una bañera, sí, literalmente era una cortina alrededor de él y arriba una llave de agua.

Mientras tanto, los chicos de Cobra Kai, lucen los mejores atuendos del universo del cine: están disfrazados de calaveras. Por su parte, Ali, es una especie de Princesa Leia

Daniel aún sin conocer las lecciones que Miyagi le enseñaría, busca vengarse de Johnny: LaRusso lo moja por completo en medio de la fiesta y Daniel debe correr por su vida.

 

4 – Miyagi vs Cobra Kai

Daniel tiene que salir corriendo por su vida, pero casi llegando a su casa Johnny y los demás lo atrapan, dándole una paliza que hasta a mí me dolió verla.

Es ahí, cuando creemos que Daniel ya no tiene salvación, que llega Miyagi y con una perfecta dominación del karate deja tirados a todos, salvando a Daniel. Ahí nace la fuerza de su amistad.

Daniel y señor Miyagi (interpretado por Pat Morita de forma adorable, incluso gracias esta cinta obtuvo una nominación al Oscar) se conocen en el mismo edificio donde ambos viven y donde Miyagi es el conserje.

Miyagi, un anciano de Okinawa, obsesionado por atrapar una mosca con palillos (“el que logre hacer eso, puede lograr lo que sea” (que por cierto, Daniel lo logra y Miyagi enojado dice que fue suerte de principiante, ¡jaja!)

Conociendo perfecto lo que es pelear descubre que los moretones de Daniel no son por andar en bicicleta, sino por golpes que alguien más le dio. Miyagi a pesar de saber de karate nunca le insinúa a Daniel responder con violencia, al contrario, lo ayuda evitando problemas.

 

 

Karate Kid Encerar

5- El entrenamiento

Luego de que Miyagi y Daniel intentaran solucionar las cosas hablando con Johnny y su profesor descubren que no van a lograrlo si no es a los golpes, así que deciden dejar la pelea para el Torneo de karate del Valley (de lo cual, por cierto, Daniel se aprovecha burlándose toda la película de Johnny, ya que no le pueden hacer nada hasta el día del combate)

Te puede interesar:  Probamos Apple TV+ y esto fue lo que pasó

Es en ese momento, cuando Miyagi, notando que es la única forma de forjar una tregua, decide entrenar a Daniel San. Miyagi siempre deja en claro que el karate no es para vengarte ni para pelear, sino para defenderte.

Miyagi en los primeros días de entrenamiento ordena a Daniel a realizar actividades “insignificantes”, e incluso creemos que le está tomando el pelo, pues lo pone a lijar el piso, a encerar los autos y a pintar su casa.

Daniel se harta y le reclama que eso no es karate, pero, ¡oh sorpresa! Descubrimos que cada movimiento que Daniel ha hecho lijando, encerando o pintando, son a la vez movimientos de karate. “Encerar, pulir”

Ese momento, donde vemos que todo tiene sentido, en verdad resulta emocionante. Es la forma en que descubrimos que las artes marciales están en nuestro día a día.

Es, tal vez, es la escena más entrañable de todo Karate Kid.

Karate Kid Elisabeth Shue 

6– Cita ochentera

La relación entre Daniel y Ali, también cuenta con matices más allá del romance adolescente.

Ali pertenece a una clase social más alta que Daniel, pero eso a ella no le importa (de verdad, perfect girl). Así que cuando deciden tener su primera cita, la madre de Daniel lo lleva en su viejo auto y cuando la recogen, ahí, con los padres ricachones de Ali viendo, el auto no prende y entonces tienen que empujar el auto. Qué vergonzoso momento para nuestro protagonista, pero para Ali resulta algo muy gracioso.

Después vemos una clásica cita ochentera: mini golf, un centro de videojuegos y fotos instantáneas, siempre acompañados de hits juveniles llenos de sintetizadores.

 

Karate Kid Miyagi

7 -El pasado de Miyagi

Luego de creer que Miyagi es un viejito perfecto, descubrimos que tiene un pasado doloroso.

Daniel llega una noche a su casa y lo descubre ebrio, con la foto de una mujer frente a él. Ahí Miyagi le da a beber alcohol a Daniel y le cuenta la historia de cómo combatió en la guerra y en medio de ella le llegó la noticia de que su esposa embarazada había muerto en el parto.

Bebía porque era su aniversario.

Miyagi tumbado en alcohol llora hasta quedarse dormido y ahí, al mismo tiempo, observamos el paralelismo con el sensei de Cobra Kai, ambos militantes de la guerra, pero enfocando su dolor y sus penas de formas distintas.

Te puede interesar:  Carta abierta a HBO de alguien que amó Game Of Thrones

Tal vez Miyagi veía a Daniel como el hijo que no tuvo. Nos parte el corazón.

 

8 -El cumpleaños de Daniel San

La amistad de Miyagi y Daniel crece más y más conforme avanza la película, pero es en el cumpleaños de Daniel donde notamos que se trata de una relación entrañable.

Esa día Miyagi le regala su uniforme a Daniel, blanco, con un bonsái bordado en la parte trasera; pero aún más importante, el uniforme lo hizo la esposa de Miyagi y cree que es hora de heredarlo a alguien más joven.

Seguido de eso le da el regalo que seguramente todo joven quisiera, un auto. Ya dentro del carro, Daniel le confiesa a Miyagi que es el mejor amigo que jamás ha tenido y Miyagi responde “Tú tampoco estás nada mal”.

 

 

 

9 -El torneo

El momento cumbre de Karate Kid: el torneo llegó y es hora de que Daniel demuestre todo lo que ha aprendido, aunque Miyagi le repite constantemente que ganar no es lo importante.

Entonces vemos un montaje de varias peleas entre los miembros de Cobra Kai y las batallas de Daniel, que sorprendentemente, va avanzando más y más. ¡Es muy emocionante!

Llegan a la semifinal del torneo, donde su enemigo es un miembro de Cobra Kai y es ahí donde vemos una de las bajezas más grandes en la historia del cine.

El sensei Cobra le pide a su alumno lastimarle la pierna a Daniel con un movimiento ilegal. ¡Y zas! Le dan el golpe más bajo y cobarde, dejándolo tirado en la lona y sacándolo del torneo por unos minutos.

Mientras todos esperan para ver si Daniel podrá regresar para enfrentarse a la final contra Johnny, Daniel convence a Miyagi de curarlo para pelear, pero no por venganza, sino por completar el equilibrio del que tanto le ha hablado.

10 – La batalla final

Y entonces Daniel con desventaja regresa, incluso con un Johnny atacando su pierna, pero en un movimiento poco esperado Daniel replica la grulla que observó hacer al señor Miyagi.

Uno de los finales más emocionantes de toda la historia del cine.

No hay duda que Karate Kid cuenta con momentos inolvidables y a sus 35 años de estreno vale la pena revisitarla, porque es de esas feel good movies que te marcan como marcaron a toda una generación.

 


Acerca de Alejandro Saucedo 2 Articles
Estudiante y amante de la cinematografía y su poder. Sin falsas pretensiones. Actualmente produzco los medios audiovisuales de un E-Market. Amo Star Wars, Lost y Game Of Thrones... a pesar de su final.