Joker: mitos y verdades sobre su enfermedad mental

Uno de los aspectos más polémicos de Joker, el filme de Todd Phillips, es la forma en como describe la enfermedad mental, ¿qué es verdad y qué es mito?

“Knock, knock… ¿Qué obtienes cuando la sociedad abandona a un enfermo mental y lo trata como basura?”

MITO 6: ¿EL MALTRATO PUEDE CAUSAR UNA ENFERMEDAD MENTAL?

enfermedad-mental-joker-tirado-en-piso

Siendo más específicos, las causas de cualquier trastorno mental son biopsicosociales. Aun así, quisiera ponerme en mi rol de psicoanalista y resaltar la importancia que tiene la crianza durante la infancia. Las primeras experiencias tienen un fuerte impacto en como percibiremos la vida a futuro.

Aunque en un inicio pensé que Arthur tenía esquizofrenia porque su madre mostraba ese cuadro, la segunda vez que vi la película recordé que él es adoptado y no pudo haberlo heredado. Desconocemos su historial genético, pero sabemos que su madre fue una cuidadora negligente.

-Publicidad-

Su madre le apoda “Happy” y le dice que vino al mundo a hacer reír, pero al mismo tiempo le señala que no puede ser comediante porque no es gracioso. Este tipo de agresiones y discursos contradictorios, son comunes en madres que no saben dar apoyo ni sentido de realidad a sus hijos.

Asimismo, que Arthur no recuerde de niño los abusos por parte de la pareja de su mamá, dan señal de fuertes traumas infantiles. Joker no es Joker sólo porque lo dejaron sin medicinas. Joker es así porque se ha sentido rechazado en todas las áreas de su vida, ni siquiera la trabajadora social lo escucha. Por extraño que parezca, un trastorno mental sirve como método de defensa cuando la realidad ya no está funcionando.

Te puede interesar:  Las mejores series ambientadas en los 60