El norte sobre el vacío: masculinidad en crisis

En Amazon Prime Video se encuentra disponible El norte sobre el vacío (2022), la más reciente película de la directora mexicana Alejandra Márquez Abella, quien antes entregó Las niñas bien (2018) que fue bien recibida tanto por la crítica como por el público. En esta ocasión nos presenta una historia ubicada en el norte de México en la que a través de su protagonista, Reynaldo, se adentra a discutir temas como la masculinidad y la violencia.

Masculinidad en crisis

Nada es como solía ser para Reynaldo (Gerardo Trejoluna), el protagonista de El norte sobre el vacío de Alejandra Márquez Abella. En medio de la celebración de un aniversario más del rancho que heredó de su padre, se da cuenta de que no es más el cazador de antes. Ya no solo su puntería dejó de ser precisa, sino que está a punto de enterarse que es él quien está bajo acecho. El crimen puso su vista sobre su propiedad.

Te puede interesar:  Cabos 2022, día dos: La Caída, Home is Somewhere Else y más

En esta historia, coescrita con Gabriel Nuncio, Alejandra Márquez juega con sutileza con varios temas que encuentran como eje articulador la idea de masculinidad. Su protagonista, Reynaldo, Rey, es el patriarca de su familia. Hombre de rancho, cazador, fuerte, centro de atención en las reuniones y poco expresivo con relación a sus sentimientos. 

El sentido de hombre fuerte y protector la familia que Rey tiene sobre sí mismo se ve tocado cuando, por un lado, Rosa (Paloma Petra) toma su arma para cazar un venado y lo deja llevarse el crédito y, por otro, cuando Guzmán (Raúl Briones) irrumpe en una comida familiar para exigir un pago por la protección de su propiedad. Con estos elementos Alejandra Márquez propone un estudio de personaje en medio de un neo western con notas sociales sobre la inseguridad en el norte de México y en el país en general.

Crítica El Norte sobre el vacío

Atmósfera efectiva

Alejandra Márquez Abella es una afectiva creadora de atmósferas. Lo hizo en Las niñas bien (2018) con un grupo de mujeres de clase alta de la hoy Ciudad de México durante la crisis económica de 1982. Ahora lo hace en un entorno rural norteño de expulsión a causa de la violencia. En esta ocasión se vale, además de la imagen, de un inquietante score de Tomás Barreiro. Aunque todo parece transcurrir con tranquilidad, el espectador sabe que algo no está bien. Y tiene razón.

Además, Alejandra parece poner especial énfasis en la importancia de contar historias y en la tradición oral. En un momento de la película los hombres se reúnen a entonar, con un sentimiento pocas veces permitido para ellos, No hay novedad de Los Cadetes de Linares. Por otra parte, a Rey se le reconoce como un gran contador de anécdotas, lo mismo simpáticas que heróicas y se asume como responsable de transmitir a su descendencia la historia del rancho fundado por su padre. En este mismo sentido, el título de la película proviene de una cita bíblica del libro de Job, relato que se transmitió vía oral por generaciones.

A la importancia de lo que se dice, en la película se contrapone la importancia de aquello que se calla. Rey es incapaz de poner en palabras, y de hacer saber a los demás, que se siente en un estado de decadencia. Por el contrario, se esfuerza por disimularlo. Elías (Francisco Barreiro), hijo de Reynaldo, parece que no puede hablar con franqueza con su familia sobre el camino que ha seguido su vida luego de su divorcio. Rosa no puede, sino hasta el inicio del último tercio de la historia, hablar sobre un hecho de violencia vivido y que es un catalizador en la historia.

Alejandra-Márquez-Abellá

Un desenlace vertiginoso en medio de la quietud

El norte sobre el vacío es una película que toma su tiempo para que el espectador conozca a sus protagonistas y se vea involucrado con ellos en su desenlace. Al conocer a Reynaldo y la relación que tiene con su familia y con Rosa, toma sentido su rol de protector. El espectador entiende que el acto de defensa de sus seres queridos y de su propiedad que está a punto de emprender se encuentra justificado por la personalidad que se nos presentó de él en los minutos previos.  De esta manera, el tramo final de la película, que inicia con una reunión a la luz de una fogata y una conversación con Rosa como protagonista de la misma, no sólo es vertiginoso, sino el que necesitaba el personaje de Rey.


Acerca de Raúl Orozco 82 Articles
Politólogo y maestro en políticas públicas, entusiasta de los deportes y el cine. Gozo ser testigo de la capacidad creativa de quienes se dedican a contarnos historias, así como conversar y escribir sobre ello.