Crítica: La Camarista. La mejor película mexicana de 2019

Crítica La Camarista

Es curioso como los temas de interés en el mundo han ido cambiando a través de los años. Anteriormente, las historias retratadas en la pantalla grande pertenecían a clases sociales muy específicas, donde los problemas si bien eran atenuantes para la época, solamente reflejaban el sentir de pocos. Ahora las cosas han cambiado. Podemos ver plasmadas en la pantalla grande historias que antes no se contaban. Y eso es justo lo que hace Lila Avilés para La Camarista, su filme debut como directora donde cuenta la historia de Eve, una camarista en un lujoso hotel de la Ciudad de México. 

Te puede interesar:  Series: Orange is the New Black, temporada final

 

Al dar voz a Evelia, podemos adentrarnos a la dinámica de un lujoso hotel de la CDMX (el Intercontinental, en la zona de Polanco). Toda la cinta se filma al interior de este hotel, y pasados los primeros minutos se entiende por qué: este hotel es, literalmente el mundo de Eve. Trabaja muchísimas horas dentro de este lugar, tantas que no le queda tiempo de ver a su hijo. Se le pregunta alguna vez “y a ti Eve, ¿qué es lo que te gusta hacer? Cuéntanos un poco de ti”, para lo que ella responde “Soy Eve, tengo 24 años y soy camarista”. No hay nada más en su vida que servir a otros. 

-Publicidad-

la camarista

 

Los aciertos de La camarista

Y de ahí podemos apreciar otro gran acierto de la película: el retrato de la interacción -y en muchos casos relación- que tiene Evelia con los demás huéspedes, quienes pocas veces notan su presencia o agradecen su trabajo. Pero al hurgar en las cosas que los hospedados dejan olvidadas, Eve conoce un poco más de ellos, vive a través de lo que ellos abandonan, como si al quitarles algún papel de la basura pudiera robarles algo de esa vida que ella tanto desea. Eve se aprehende a cualquier cosa que le pueda fomentar el cambio o sentido a esta vida tan monótona y atemporal en la que vive. Está tan cansada de dar rewind al tiempo cada que se va un huésped que algo como un vestido rojo olvidado puede ser un motor de lucha, hasta que eso también deja de hacer sentido. 

Con un ojo impresionante y gran respeto por sus personajes, la directora Lilia Avilés, junto con la lente de Carlos Rossini nos traen una de las historias que se abre paso dentro de las comedias románticas y los estrenos de verano para contarnos la vida de Evelia y con esto dar voz a muchas otras personas que se encuentran en situaciones similares.

No es una película regañona ni de denuncia social, más bien La Camarista es una interesante lectura de la vida de una mujer solitaria que sueña con un mejor futuro para quienes ama. 

 

¡Hola¡ En Filmsteria no solamente hablamos de cine, ahora también lo escribimos. Amamos compartir nuestro amor por la cultura pop, las películas y series. Sabemos que esta pasión es parecida a la de muchos de ustedes, por lo cual los invitamos a formar parte de este proyecto. Si quieres colaborar con nosotros, mándanos un mail a contacto@filmsteria.com Esta es una oferta que no podrás rechazar.