LA Originals: hip-hop y cultura chicana

LA Originals

La estética de Los Ángeles y del hip-hop de la década de 1990 fue proyectada por un singular par de amigos chicanos conformado por un tatuador y un fotógrafo: Mister Cartoon y Estevan Oriol. LA Originals es un documental de Netflix que repasa la historia de dos hombres marginados que lograron reconocimiento y prestigio a través del desarrollo de expresiones artísticas propias de la marginalidad.LA Originals (2020)

Hip-hop, tatuajes, fotografía y dos amigos

La noche en que Estevan Oriol, entonces manager de Cypress Hill, y Mister Cartoon, artista de graffiti, fueron presentados puede datarse como la fecha en se se encendió la chispa de la futura explosión de la cultura callejera de Los Ángeles. El hip-hop, la ropa holgada, el graffiti y los tatuajes se diseminaron después por todos Los Ángeles y Estados Unidos para, eventualmente, alcanzar una escala global. 

Estevan Oriol -director de LA Originals- se convirtió pronto en un reconocido fotógrafo y director de videos musicales. Mister Cartoon mudó su arte de los muros a la piel al convertirse en tatuador. Desde entonces formaron una pareja inseparable en la escena del hip-hop al combinar sus talentos no sólo para fotografiar y tatuar artistas, sino para trabajar en el diseño de arte de sus discos.

Con el tiempo los dos descendientes de mexicanos fundaron SA Studios. Ahí lo mismo se trabajaba en diseño de arte, pintura de coches lowrider, tatuaje o fotografía relacionada tanto con el hip-hop como con la cultura chicana. Ambos tatuaron y fotografiaron, en su estudio y fuera de éste, a bandas y artistas como Cypress Hill, Eminem, 50 Cent, Xzibit, Blink 182, Fat Joe, Slash, Beyonce, Justin Timberlake, entre otros.LA Originals (2020)

Los Ángeles y la cultura chicana

A la par en que LA Originals presenta el ascenso al éxito de Mister Cartoon y Estevan Oriol, así como su íntima relación con las grandes celebridades con las que trabajaron, el documental se adentra en la cultura chicana desde el enfoque de la marginalidad. Es de esta manera que se entiende la relación del hip-hop con las comunidad latina y afroamericana en ciudades de Estados Unidos como Los Ángeles.

Dominada y segmentada por pandillas, Los Ángeles no era entonces, como tampoco lo es ahora, una ciudad apartada de la violencia. Los barrios chicanos en los que crecieron tanto Mister Cartoon como Estevan Oriol eran escenarios de pobreza, adicción y muerte. Con el tiempo resultó natural que estos elementos se volvieran recurrentes en las expresiones artísticas de ambos personajes y de la cultura chicana en general.

Mister Cartoon: el tatuador del hip-hop

Hoy los tatuajes están por todas partes y cada vez más pieles se han visto seducidas por la aguja y la tinta. Sin embargo, en la década de 1990 los tatuajes no habían inundado siquiera la escena del hip-hop. Mister Cartoon fue parte de la explosión del tatuaje en el mundo de la música, sino es que su principal detonador. 

Los tatuajes de Mister Cartoon se cotizaron por la nubes rápidamente, de manera que tener un tatuaje de él se convirtió en un símbolo de estatus. Su estilo generó tendencia y, si bien puede argumentarse que existen tatuadores más talentosos que él, como el propio Cartoon asegura en el documental, a veces se trata de estar en el momento oportuno de la historia. Él estuvo en la espalda de 50 Cent, el brazo de Eminem y el cuello de Travis Barker.

Te puede interesar:  The King: El caos detrás de la corona

Estevan Oriol y el retrato del chicano

Si hay una fotografía que represente a Los Ángeles, ésa es de Estevan Oriol: las manos de una mujer chicana haciendo el símbolo de la “L” y la “A”. En LA Originals se pueden observar decenas de las imágenes capturadas por la lente de Oriol y con ellas comprender su relevancia como fotógrafo en el plano estético pero, sobre todo, en el plano social.

Las imágenes de Oriol son el testimonio de una forma de vida: la chicana. Sus fotografías son el retrato auténtico, desde dentro, de una comunidad en la sombra. Por otro lado, Oriol se convirtió también en el fotógrafo de grandes estrellas del mundo del hip-hop, los deportes y la actuación. Esos dos mundos, distantes y contradictorios, lograron convivir armónicamente bajo su lente.LA Originals (2020)

Un documental para ver

LA Originals cuenta con los elementos para ser considerado un documental interesante: historias de éxito personal, relato de una amistad, la explosión de un género musical, la inmersión a una cultura como la chicana, la radiografía de una ciudad fascinante, imágenes y testimonios de artistas importantes, entre otros. Sin embargo, la película de Estevan Oriol encuentra dificultades para seguir un hilo conductor en la narrativa más allá de la historia personal.

Es probable que en manos de un director más experimentado LA Originals hubiera encontrado formas más efectivas de narrar un historia que en sí misma es atractiva. Al ser Oriol el director del documental que también protagoniza, da la impresión de que tenía tanto que contar que no quiso dejar nada fuera. La realidad es que en LA Originals hay material e ideas para más de una cinta.

Te puede interesar:  El Presidente: la deficiente crónica de un negocio redondo

Advertidos de lo anterior, el documental resulta una pieza interesante para ver de cerca y en retrospectiva uno de los momentos más importantes en la historia del hip-hop y una de las transformaciones de una de las muchas culturas que conviven en Los Ángeles: la cultura chicana. Todo ello a través de las historias de vida de dos hombres que hicieron de las sombras su escalera al éxito.

 


Acerca de Raúl Orozco 49 Articles
Politólogo y maestro en políticas públicas, entusiasta de los deportes y el cine. Gozo ser testigo de la capacidad creativa de quienes se dedican a contarnos historias, así como conversar y escribir sobre ello.