King’s Man: cuando se le acaba la gasolina a una franquicia

King’s Man

Matthew Vaughn vuelve a la silla del director para expandir el universo de Kingsman, y aunque muchos esperábamos que la historia de origen de este elegante equipo de espías mantuviera su efervescencia, el producto final presentó, orgulloso, bastantes problemas.

¿De qué trata ‘King’s Man: El origen’?

Esta película, situada a principios del siglo XX, sigue la innecesariamente rebuscada historia de Orlando Oxford (interpretado por Ralph Fiennes) y su hijo Conrad (Harris Dickinson) quienes intentarán frenar un posible conflicto bélico entre Rusia, Alemania e Inglaterra (la Primera Guerra Mundial), orquestado por un misterioso villano que se oculta en las sombras.

 

-Publicidad-

 

‘King’s Man: El origen’ y el problema de no saber qué historia contar

¿Recuerdan cuando Nelson fue a ver Naked Lunch y dijo las memorables palabras “hay, por lo menos, dos grandes mentiras en ese título”? ¿O cuando a Han le pusieron el apellido Solo porque iba solito? Pues algo así sucede con esta película.

Kingsman (2014) fue un rotundo éxito por ser casi una parodia ácida del género de espías, y aunque su sucesora de 2017 no logró el mismo nivel que la primera, se mantuvo congruente con el universo original. 

Por el contrario, esta precuela tiene un tono totalmente diferente, mucho más serio y solemne, que no se siente conectada con las otras películas. Es más, la película parece mucho más cercana en historia, tono y hasta fotografía (obviando el contexto histórico) a 1917 de Sam Mendes.

Te puede interesar:  Spider-Man No Way Home: Easter eggs y referencias

Tratando de caer bien

El problema principal de la película recae en que se esfuerza mucho por querer que empaticemos con los ideales de los personajes, pero la trama no se esfuerza por darles volumen y terminan siendo, más bien, figuras arquetípicas planas en una historia que los supera hasta el olvido. 

La primera hora de la película es terriblemente lenta y está más enfocada en presentar nuevos personajes cada 3 minutos. Sin mencionar la participación desperdiciada de actores como Charles Dance o Daniel Brühl.

Lo anterior nos orilla, por un lado, a sentir que con cada nueva aparición, la historia se alarga cada vez más, y por otro, a percibir a los protagonistas como elementos intrascendentes o, igualmente, incidentales; y por consiguiente, no tenemos oportunidad de involucrarnos emocionalmente en la historia ni en los motivos de los personajes, ni siquiera sentimos que estén en un peligro real.

King's Man la precuela de Kingsman

Para el final de la película (no se preocupen, claramente no es un spoiler) la trama recuerda que debe dar pie al universo que ya conocemos y fuerza la aparición de la tienda de trajes Kingsman como la tapadera de la súper secreta organización.

Al final, la comedia inteligente con subtextos ácidos y el retorcido sentido de justicia que caracterizó a la franquicia original fueron olvidados y sustituidos por la superflua elegancia estereotípica de los ingleses, lo que terminó por convertirla en una epopeya histórica bastante tradicional y olvidable.

¿Por qué ver ‘King’s Man: El origen?

Es difícil responder esta pregunta luego de que, en mi propia experiencia, quise salir de la sala a los 30 minutos. Sin embargo, resalta para bien la interpretación de Ralph Fiennes como un contenido agente secreto que llevará en sus hombros el bien de la corona inglesa. Además, hay una pelea silenciosa y un guiño a la escena nocturna de 1917 que, si bien, no rescatan la película, sí están muy bien logradas.

¿Qué sigue para la franquicia de Kingsman?

Aunque se viene hablando de una nueva entrega desde hace mucho tiempo, el director Matthew Vaughn confirmó, recientemente, la tercera parte de la franquicia original, que pondrá fin a la historia de Eggsy (Taron Egerton). De hecho, fue el mismo actor quien confirmó, por ahí de 2019, que el guion de Kingsman 3 ya estaba listo y ahora sabemos que las filmaciones comenzarán en septiembre de 2022.

Ya para finalizar me gustaría proponer un ejercicio: olvídense por un momento de todo lo que sepan de King’s Man y piensen en algo que les hubiera gustado ver en una historia de origen de estos espías. En mi caso, me hubiera gustado ver cosas básicas como artefactos de pelea elegantes y de última tecnología (claro, para principios del siglo XX) como los gadgets de espías que vimos en películas anteriores. ¿Ya se les ocurrió algo? Entonces compartanme sus ideas en @alancreu en Twitter o Instagram.