Historias de miedo para contar en la oscuridad: Del Toro y Stranger Things

Les presentamos nuestras crítica a Historias de miedo para contar en la oscuridad: basado en una fórmula.

Es decir, todas sus referencias, elementos y puntos narrativos que juntos, como si fueran ingredientes, logran forjar una película de terror para adolescentes que tiene una lectura un tanto romántica: el poder de las palabras y los libros para crear universos.

Guillermo del Toro

1 – Guillermo del Toro

Desde el cielo una hermosa mañana, San Del Toro bajó a darle vida y el 90% de la estética de Historias de miedo para contar en la oscuridad. Aunque es el productor y guionista, su estilo visual persiste a lo largo de toooda la película.
Vamos por puntos:
a) Niños protagonistas (Espinazo, Laberinto del fauno)
b) Outcasts (Toooodas sus películas. Todas)
a) Los monstruos. Además del trabajo descomunal de caracterizar a los actores (no es CGI), también se trató de emular la concepción visual de los libros.
Te puede interesar:  Ilustradores y artistas de Filmsteria
Historias de miedo para contar en la oscuridad

2 – Scary Stories To Tell In the Dark

El filme está basado es una serie de libros escritos por Alvin Schwartz a principios de los 80, basados en leyendas urbanas, cuentos de folklore e historias de fantasmas para adolescentes.
Pero la verdadera clave para que esta saga se convirtiera de culto fueron las ilustraciones monocromáticas, surreales y espeluznantes de Stephen Gamell (durante una época quisieron prohibirlos en las escuelas)
Del Toro logró adaptar un puñado de cuentos (son más de 80) en una historia lineal y que tenía un hilo conductor claro: nuestros miedos, ya sean reales o literarios, que forjan la forma en que enfrentamos al mundo.
Stranger Things

3 – Stranger Things

Sí, ya sé que Stranger Things es como un mixtape de tooodas las series y películas sobre un grupo de amigos maniatados al «Camino del héroe»; pero no sólo se han convertido en un homenaje, han creado su propia mitología superior, me atrevo a decir, a algunas sagas que tomaron como referencia. Lo siento, Goonies.
Y era claro que alguien iba a tomar ventaja de este, digamos, cliché narrativo y llevarlo a una película de terror (que tampoco es nuevo, si no, pensemos en la nueva y mejorada It). En Historias de miedo para contar en la oscuridad, el núcleo central de la historia son cuatro amigos: Stella, la líder, una chica inteligente, valiente, talentosa para escribir y con un pasado trágico; Ramón, chico nuevo en el pueblo, misterioso, un tanto bad boy, pero oh, de buen corazón; Chuck y Auggie, son BFFs en plena pubertad.
Ellos serán cazados por una entidad maligna que emana de un libro que escribe misteriosamente historias de terror que se vuelven realidad.
Te puede interesar:  Cómo sobrevivir en una película de terror
Stephen King Historias de miedo para contar en la oscuridad

4 – Stephen King

Ya mencionamos Eso y evidentemente otra comparación obligada, Stand by Me… peeeero, la película también se basa en el misticismo de King que va más allá del terror: la capacidad que tienen los libros o las historias, para ser inmortales.
Entrar en esta referencia sería dar un spoiler, pero sólo podemos decirles que uno de los pilares de la película es cómo los libros y las palabras pueden herir o sanar a una persona.

Le temes a la oscuridad

5 – ¿Le temes a la oscuridad?

Ahora la pregunta básica: qué tanto miedo provoca. Pues si aún no tienes edad legal para votar o pedir un trago, eres el target ideal.
Hay algunas secuencia muy gráficas que involucran partes del cuerpo humano, seres invertebrados y monstruos amorfos, pero en general, piensa que Historias de miedo para contar en la oscuridad es como un capítulo de de Goosebumps o ¿Le temes a la oscuridad?, pero mucho más sádica.
Y al final, recuerda: la cinta está basada en una antología adolescente de terror. 

Historias de miedo para contar en la oscuridad

6 – Cine los 60

Un gran acierto de la producción fue, aunque sea parte de está fórmula cinematográfica, ambientar la historia en otra época que no son los 80. El momento elegido fue 1968, un año en el cual Estados Unidos permanecía en plena Guerra de Vietnam.
Este contexto y sobre todo, la vida de un personaje es una analogía a una de las tramas siempre visibles en una historia de terror: el temor a crecer y afrontar la adultez. No solamente como individuos también como parte de una sociedad que siempre evoluciona.
(Ah y como plus: hay una canción de Donovan, «The Season of the Witch» al inicio del filme y un guiño a La noche de los muertos vivientes)

Te puede interesar:  Las peores películas mexicanas

-Publicidad-

¡Hola¡ En Filmsteria no solamente hablamos de cine, ahora también lo escribimos. Amamos compartir nuestro amor por la cultura pop, las películas y series. Sabemos que esta pasión es parecida a la de muchos de ustedes, por lo cual los invitamos a formar parte de este proyecto. Si quieres colaborar con nosotros, mándanos un mail a contacto@filmsteria.com Esta es una oferta que no podrás rechazar.