22 cosas que pensé al visitar “En casa con mis monstruos” de Guillermo del Toro

¿Vale la pena recorrer medio país para verlo?

Guillermo-Del Toro- En Casa con mis monstruos

En septiembre tuve la oportunidad de visitar la exposición que hace un recorrido sobre la obra de Guillermo del Toro y sus influencias. Esto fue lo que descubrí.

 

  1. ¿Por qué la necedad de Del Toro de que solo sea en Guadalajara? Viajé 8 horas en autobús. Justo eso: quiere jalar turismo a su ciudad. Salvo la FIL y el Festival de cine de GDL, la gente no suele ir por turismo cultural. ¿Será Don Memo un influencer de la ciudad? Sin duda.

 

  1. Mi boleto dice 3 PM. Solo somos 22 personas en el grupo y los pasan cada media hora. Si llego tarde, adiós porque se agotaron los boletos para todo el fin de semana. Nos ponen en una sala de espera que tiene bar y tienda de recuerditos feos. Estos tapatíos son unos loquillos.

 

  1. La primera sala se llama “Infancia e inocencia” e incluye un montaje de la vestimenta de Mako Mori (Pacific Rim) como niña de saco azul junto con su traje como piloto de Jaeger: buena analogía de la niña temerosa (¿Quizá Del Toro?) se convierte en a heroína de la película, en la cazadora de monstruos.

Pacific Rim

  1. Te dicen que puedes tener un recorrido libre por la exposición o participar en el tour guiado pero el guía nos está arreando como ganado. Varias veces me he quedado atrás por tomar fotos o ver detalles de las piezas. En teoría al final puedes quedarte el tiempo que quieras, pero nadie lo hace.

 

  1. También hay arte conceptual de esas otras películas que Del Toro decía que estaba desarrollando pero ya no llegaron a nada: bocetos de Sleeping Beauty o Ichabood and Mr. Toad. La guía menciona Las Montañas de la Locura, pero no hay más material. Me imagino que no le soltaron nada de El Hobbit. Así habrán terminado.

 

  1. Las estrellas de museo son los modelos en tamaño real de los monstruos icónicos de sus películas. al primero que vemos es al Fauno. Un juego de luces hace que proyecte dos sombras. Una se ven normal y la otra amenazadora. Además hay un póster que iba a ser el oficial pero a la distribuidora le pareció “demasiado artístico”. Lo hubieran retomado para la edición especial en Blu-ray.

Fauno

  1. La segunda sala, “Cuarto de lluvia” incluye figuras de cera de Edgar Allan Poe y H.P. Lovecraft, sus innegables influencias. En las mesitas del lugar hay pequeñas figuras alusivas a sus historias, desde un cuervo hasta un mini Cthulhu y algunas marionetas perturbadoras. Me imagino que es una especie de altar para buscar inspiración. También aparecen los diseños de Cronos y Mimic. Realmente hay pocas referencias de estas películas.

 

  1. Desde aquí hasta casi el final hay ilustraciones de Ernesto García Cabral y Julio Ruelas, no de sus obras sino como referencias para su cine. De hecho identifiqué unos bocetos del mismo Del Toro pero es la única pieza firmada por él. El resto es de otros autores. Hay muchas referencias a Alicia en el país de las maravillas y una versión que quería hacer Del Toro que como casi siempre nunca ocurrió. Al final le puso algunas referencias a Ofelia.

 

  1. La tercera sala “Victoriana” no solamente tienen referencias que después retomaría en Crimson Peak, sino también elementos de streampunk. Obvio están los vestuarios del cast de la película hechos a mano y algunos modelos en arcilla del fantasma de Beatrice Sharpe junto con el inquietante cuadro. No sé. Nunca fue una película que me atrajera pero la sala tiene objetos como la máquina del tiempo de H.G. Wells y el bastón con cabeza de lobo de plata de Abraham Setrakian, el viejito de The Strain

Te puede interesar:  Historias de miedo para contar en la oscuridad: Del Toro y Stranger Things

  1. Por cierto, que joda que hayan puesto a David Bradley a ser Setrakian en la serie. Originalmente iba a ser John Hurt. Todavía ubico a Bradley como el Sr. Filch de Harry Potter y otros lo ubican como el señor que planea la Boda Roja en Game of Thrones y que muere a manos de Arya. Arya, tan bonita ella, pero estoy debrayando, regresemos a la expo.

 

  1. Entramos a las salas chidas. “Magia y Ocultismo” trae las referencias usadas en Hellboy, como este bonito cuadro y una mano gigante que parece que puede moverse perfectamente jalando los fierros correctos. Hay muchas pinturas alusivas a la crucifixión, otra estatua de cera de Lovecraft, el escarabajo de oro y un cuadro de Lon Chaney como El Fantasma de la Ópera. Aquí aparecen los trabajos de Mike Mignola. No sé cómo habrán acabado si Mignola impulsó el remake de 2019 de Hellboy que ni su mamá fue a ver.

Hellboy

  1. A media exposición nos dan 10 minutos de descanso para tomarnos una foto con el Ángel de la Muerte de Hellboy 2: the Golden Army. Se dice que este diseño ya lo tenía Del Toro desde mediados de los 90 pero por cortesía le pidió una propuesta a Mike Mignola para la película. Como no le convenció, usó este diseño y los ojos en las alas hacen alusión a ángeles que encontró en un templo en Ucrania. La forma de la cara hace alusión a una especie rara de caracol.

 

  1. Mi lago geek se activó en la quinta sala “Cine, cómics y pop” en la que encontramos máscaras de luchadores, modelos a escala real de el Santo y Blue Demon (su favorito), cómics y bocetos originales de Hellboy firmados por Mignola y por supuesto, los trajes de Hellboy y Johann Krauss (me acordé de Derbez), la icónica y perturbadora armadura de Karl Ruperch Kroenen (incluyendo la llave con la que “se daba cuerda”) y el guante mecánico de Rasputin.

 

  1. También hay referencias del cine de mechas y los dos trajes de Raleigh Beckett (Charlie Human) en Pacific Rim: el blanco del principio y el negro del final. La guía dice que originalmente el concepto de la película era de un cómic. Cosita. Al menos hubieran puesto dibujos de Evangelion, que fue el fusil la inspiración más evidente para la cinta.

 

  1. De todas las salas, la más inquietante es la de Frankenstein: como Del Toro se identificó más en él que en cualquier otro personaje, tiene múltiples referencias, como una cabeza gigante, dos modelos del monstruo (uno con su novia, otro con una niña) y bocetos originales de artistas de renombre. Le agrega algunas piezas como la mandrágora de El Laberinto del Fauno y la pierna de Carmen, la directora del orfanato en El espinazo del Diablo. Me imagino al cineasta como ese eterno misfit que, por estar creando, se olvida de formar parte de la manada, esos que acabarán de Godínez en su adultez, pero si persevera, puede convertirse en algo más allá.

Franky

  1. “Los otros/nosotros/los monstruos” es la séptima sala y quizá es de las más diversas: brujas, cíclopes sin ojos, conejos malditos salidos de Galería nocturna (serie que tiene muchas referencias en toda la exposición). Hay varios modelos de monstruos de Jason y los argonautas y otras cintas de stop motion. La guía pregunta si conocen a Harryhausen. Nadie contesta. Saca la referencia del restaurante de Monsters Inc. Me acordé de Furia de Titanes. Qué triste que el remake fue espantoso. Nadie se acuerda del protagonista.

 

  1. Al fondo, el famoso hombre anfibio de La forma del agua. En Esta parte hubieran puesto la suite de Alexander Desplat con la que abre la película. Es hermosa y contrasta con la sala. Dicen que el diseño final del monstruo lo aprobó la esposa de Eugenio Caballero (ganador del Óscar y curador de la exposición) que en preproducción le preguntó si “se echaría” a la criatura, efecto que buscaban generar en Eliza, nuestra heroína.

 

  1. Me perturban dos elemento: el primero, tres figuras de la cinta Freaks (1932) que corresponden a Schlitzie, Half boy y Hans. Todavía me inquieto al recordar el destino de Cleopatra al final (aunque me gustaría que la hubieran puesto para asustar a los niños).  

 

  1. Otra gran influencia es El hombre elefante, quien está sentado frente a los freaks con el póster de la película. De niño mi mamá me contaba cuando fue a verla al cine y cómo creía que era vieja (Es del 1980 pero en blanco y negro) y el miedo me ha impedido verla. Ahora entiendo de dónde el cariño de Del Toro por John Hurt, quien protagonizó la cinta y muchos recordaremos como el papá de Hellboy pero también como el Sr. Ollivander en Harry Potter.

Del Toro

  1. “Muerte y más allá” es la última sala y al entrar te encuentras cara a cara con el hombre pálido de El laberinto del Fauno en pose amenazante pero ideal para las fotos. Lo complementan las criaturas de The Strain, vampiros que dejan atrás el romanticismo y el brillo al sol para convertirse en una plaga. Sobresale el diseño de The Master, el líder de los vampiros y principal antagonista.

 

  1. Al final, la exposición no era tanto para maravillarnos por el cine y la narrativa del cineasta tapatío (que en ocasiones es irregular) sino un ejercicio de storytelling en el que se nos muestra como todo contador de historias obtiene referencias de múltiples fuentes para inspirarse y crear algo nuevo. 

 

22: Es una declaración de amor de Del Toro a todas las influencias que, más que aislarlo del mundo como niño raro, lo hicieron encontrar su propia voz. Les dejo esta vista de la capilla de San Guillermo del Toro.

 

* La exposición “En casa con mis monstruos” de Guillermo del Toro, estará hasta el 27 de octubre en el MUSA, Museo de Artes de la Universidad de Guadalajara. Después de eso, no volverá a salir de la casa del director.