Crítica: Lemonade. El agrio camino hacia los Estados Unidos

La debutante Ioana Uricaru muestra la cara amarga de un tema que conocemos bien: la inmigración

Lemonade-crítica

Hay que aprovechar cuando llegan a las salas mexicanas filmes de otras latitudes. Obviamente no estoy hablando del cine estadounidense (que de ese ya hay mucho), sino más bien, cine de lugares tan remotos como Rumania.  Lemonade, de Ioana Uricaru, llega  a las pantallas mexicanas para hablarnos de un tema muy familiar pero con una mirada un tanto distinta: la migración. 

El filme cuenta la historia de Mara, una joven enfermera de origen rumano que está buscando obtener la famosa “green card” para poder vivir de manera legal en Estados Unidos luego de haberse casado con Daniel, ciudadano norteamericano al cual conoció en su trabajo como enfermera. Al mismo tiempo, su hijo Dragos llega de Rumania para quedarse con ella. Pero como todo en la vida, la cosa se complica. 

Es interesante el punto de vista que da la directora a este problema, ya que a veces estamos sesgados a pensar que los filmes sobre migración implican por fuerza desiertos y polleros.

En Lemonade, Mara es una enfermera que simplemente quiere una mejor vida para su hijo y para ella misma, y a partir de esto es que se exploran las grandes dificultades para cumplir el famoso sueño americano. 

-Publicidad-

Inmigración agridulce

Mara se topa con barreras tan grandes como, por ejemplo, que el encargado de migración la trate como a una intrusa más, un parásito que viene a aprovecharse de los “verdaderos americanos” que sí han hecho grandes cosas por ese país.

O qué tal ese par de policías que no sólo sugieren que es una secuestradora, sino que además la acusan de ser mala madre. Y ni hablar de la humillación doble que tiene que aguantar cuando le confiesa a su esposo el terrible acoso al que ha sido sometida.

No obstante, Mara sigue aguantando, luchando por vencer todos estos obstáculos a los que este país la ha sometido. No les queda más -a ella y su hijo- que agachar la cabeza y aguantar las atrocidades y barbaridades que le plazcan al oficial o a su propio esposo. Sin duda alguna el filme pasa del sueño a la pesadilla americana.

Te puede interesar:  Central Park: la comedia animada que tomó el camino del musical

Los invito a revisar Lemonade, que si bien no es la ópera máxima en el tema, si es una mirada distinta al problema migratorio en Norteamérica, contada desde la perspectiva femenina donde, al igual que nuestros migrantes, beben de ese agridulce sueño americano.

 

¡Hola¡ En Filmsteria no solamente hablamos de cine, ahora también lo escribimos. Amamos compartir nuestro amor por la cultura pop, las películas y series. Sabemos que esta pasión es parecida a la de muchos de ustedes, por lo cual los invitamos a formar parte de este proyecto. Si quieres colaborar con nosotros, mándanos un mail a contacto@filmsteria.com Esta es una oferta que no podrás rechazar.