Good Boys: la hilarante inocencia

Good Boys, la nueva película producida por Seth Rogen, mantiene el humor característico del comediante pero con pre-adolescentes como protagonistas.

Good Boys

 

Los chicos de Good Boys son, sin dudarlo, demasiado buenos para esta película. Max, Thor y Lucas son un grupo de amigos de apenas 12 años auto llamados The Bean Bag Boys, quienes se unen a jugar cartas tipo Yu-Gi-Oh (perdón, pero son las únicas que conozco) y hablar de las niñas que les gustan. Como recientemente ingresaron a la secundaria la presión de la nueva escuela e intentar ser cool es algo que los atormenta todos los días. 

Max, interpretado por Jacob Tremblay es el líder de esta pequeña manada, entregando una actuación formidable. Está enamorado perdidamente de Bixlee (Millie Davis), por lo que haría lo que fuera por besarla. Thor (Brady Noon) es el típico niño que se cree el chico malo pero en realidad su sueño es cantar en un musical. Y Keith Williams es Lucas, mi favorito por mucho, quien es el que parece más fuerte pero es el niño más inocente de los tres.

La cosa se pone fea cuando los chicos tienen que ir hasta el otro lado de la ciudad para conseguir un nuevo drone para el papá de Max, ya que el que ya tenía lo rompieron. Al reemplazarlo, sus papás ya no podrán castigarlo y podrán asistir a la kissing-party (algo así como una fiesta donde juegan a la famosa botella) y Max finalmente podrá besar a su amada. 

En el camino, como es de esperarse, les pasan un sin fin de anécdotas, unas más graciosas que otras que no pienso “spoilearles”. Los niños mismos ya son un chiste per se, ya que todos parecen unos ángeles caídos del cielo, pero dicen maldiciones, piensan en chicas y se masturban cuando sus papás no estan en casa. 

Niños en un mundo de adultos

Su inocencia es hilarante cuando al ser bombardeados por este mundo adulto que los rodea. Y pasan cosas como que creen que el armario de uno de los padres está lleno de armas cuando en realidad son juguetes sexuales. Todo esto mientras van manejando sus pequeñas bicicletas con cascos y rodilleras. 

También deja un lindo mensaje al llevar a sus personajes a un ligero crecimiento, ya que los chicos llegan a darse cuenta que está bien tener gustos distintos y aunque no siempre estén juntos para todo, pueden seguir conviviendo y estar presentes en los momentos más importantes de la vida de cada uno. 

A pesar de que llega un punto en el que los chistes comienzan a reciclarse, Good Boys es una buena película con tres actores que tienen una química excelente. Es una comedia para pasar un buen rato en el cine con tus amigos y recordar lo divertido de ser chicos inocentes en este mundo tan complicado. Además, el mensaje para los niños es muy atinado… lástima que la película sea clasificación B15. 

Te puede interesar:  The Politician: ¿es acaso un fraude electoral?